Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus, un corazón comercial que nunca ha dejado de latir

Sociedad. En los últimos meses la plaza Mercadal ha resurgido con la apertura de nuevos negocios

S. Fornós

Whatsapp
Nuevos negocios relanzan la actividad comercial en la plaza Mercadal. FOTO: alba mariné

Nuevos negocios relanzan la actividad comercial en la plaza Mercadal. FOTO: alba mariné

Más negocios, más gente. Es la ecuación perfecta para el comercio de la capital del Baix Camp. En los últimos meses, la plaza Mercadal ha experimentado una transformación que ha servido para impulsar la actividad. Si hace unos meses el panorama era desolador, con locales vacíos, ahora las esperanzas se depositan en la apertura de dos nuevos establecimientos: la tienda de móviles Xiaomi (abrirá en la capital del Baix Camp su cuarta Mi Store en Catalunya) y la heladería Gelato Rolato (que vende helados enrollados y ocupará el antiguo local del quiosco Roslena). En los últimos meses, también ha levantado la persiana un quiosco de la firma Roslena (en el local que ocupaba la firma de juguetes Imaginarium) y la tienda de moda infantil Lemons. 

«En la plaza Mercadal cuantos más establecimientos haya más llamará la atención el comercio. Estamos cerca de la Casa Navás y tenemos a unos metros la Oficina de Turisme, lo que resulta un punto a favor», argumenta Misericòrdia Vidal de la histórica camisería Domingo, en la calle Jesús, a tocar de la plaza Mercadal. 

Los deseos comerciales del establecimiento pasan por «que haya más negocios», siempre buscando la excelencia y la calidad. Misericòrdia asegura que en el centro, cada vez más, «predominan las tiendas de ropa con productos de baja calidad, porque la gente quiere pagar poco». Lo que resulta un problema». Otros negocios, como la tienda de decoración y de muebles en la esquina de la plaza que colinda con la calle de la Mar, no han tenido suerte y han cerrado. La razón, según los comerciantes, es que «en Reus no existe un sector de cliente de alto standing». 

Hasta el momento, también sigue siendo una incógnita el futuro comercial de los bajos de la Casa Navás. A todo ello, hay que añadir que el turismo se lo piensa dos veces antes de comprar. «Hay tantas ofertas y el turismo está tan explotado, en toda España, que viajan con todo incluido», explica Misericòrdia Vidal y añade que «los turistas rusos no vienen como años atrás». «Viajan con el autobús que les deja delante del Centre Comercial La Fira y al centro de la ciudad no se acercan». 

Maria es dependienta de la tienda Lemons que abrió hace medio año. «En este tiempo, estamos satisfechos y tenemos buenas perspectivas porque la plaza Mercadal es encantadora y confiamos en obtener los mismos resultados de cara a la campaña de Navidad, después de una temporada de verano buena gracias a la iniciativa de Les botigues al carrer», explica. La energía y el positivismo acompañan a este negocio que decidió instalarse en la plaza porque «es un lugar mágico y mítico de Reus, además de un centro cultural y comercial». El futuro que, desde la histórica camisería Domingo, auguran a la plaza Mercadal es que «tiene potencial para seguir atrayendo nuevos establecimientos». 

Temas

Comentarios

Lea También