Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus CRÓNICA

Reus: una sesión llena de confusiones y disculpas

Se cambiaron y fusionaron nombres y se saltaron, en algún momento, el orden para jurar los cargos como concejales. Todo ello en la constitución del nuevo Ayuntamiento de la capital del Baix Camp

Montse Plana

Whatsapp
Fotografía de familia de los concejales que configuran el consistorio de Reus de este mandato y el alcalde, Carles Pellicer.  FOTO: Alfredo González

Fotografía de familia de los concejales que configuran el consistorio de Reus de este mandato y el alcalde, Carles Pellicer. FOTO: Alfredo González

Serán los nervios, será porque la sesión de constitución de los Ayuntamientos se produce cada 4 años y, de una sesión a la siguiente, uno ya no se acuerda... pero, la cuestión, es que ayer se vivieron, en el consistorio reusense, unos cuantos momentos de confusión y sus consecuentes disculpas.

Incluso el alcalde de Reus, Carles Pellicer (Junts per Reus), cambió el apellido del líder de Ara Reus, Daniel Rubio, y lo bautizó como «Dani Martín». Y no, no es que se confundiera con el cantante madrileño, sino que fue fruto de un lapsus que le hizo fusionar el apellido del número uno del PSC, Andreu Martín, con el nombre de Daniel Rubio.

Algunos asistentes se rieron de la situación, aunque Rubio iba decidido y ni se percató de la confusión, cogiendo la palabra sin mencionar el pequeño error que, por unos momentos, lo convirtió en estrella del pop/rock español.

Ésta fue sólo una de las anécdotas que marcó la sesión de ayer, que sirvió para investir nuevamente Carles Pellicer alcalde de la ciudad de Reus. Pero no fue la única. Y es que desde la mesa de edad se produjeron algunos pequeños errores que, entre titubeos y palabras de disculpas, fueron solventados en pocos segundos. 

En el momento de la jura de cargos como concejales, en más de una ocasión se saltaron el orden de lista. Por ejemplo, llamaron primero a Montserrat Caelles, pasándose por alto la número tres de Junts per Reus o, en el caso de Esquerra Republicana, se ‘olvidaron’ del número seis, Òscar Subirats, y pasaron directamente a la lista socialista. «No. Disculpen, falta Òscar Subirats», se disculparon, lo que levantó algunas sonrisas entre los asistentes, que algunos se preguntaban bromeando: «¿Pero no tendría que estar más preparado esto?».

Retomando la iniciativa de Pellicer en rebautizar a Rubio, cabe destacar que no fue el único que usó la ‘inventiva’ de nombres durante la sesión de constitución del Ayuntamiento de Reus. Jaume Renyer, secretario general, hizo otro juego de nombres con Andreu Martín como ‘víctima’ y, en vez de Martín, lo llamó Martínez.

Otro caso fue el de «Débora Vázquez», haciendo referencia a la líder de Ciutadans, Débora García. Quizás, en esta ocasión, Renyer hizo un mixto con el siguiente nombre de la lista, el número 2 de Cs, Ricardo López Vázquez.

También fue interesante la ‘pequeña’ observación que hicieron los dos miembros de la mesa de edad (Daniel Marcos y Carles Prats) justo antes de empezar el recuento de votos: «¿Hacemos el recuento?», «No, que nosotros también tenemos que votar». Observación más que esencial. Y hablando de votos. Quien seguro no se equivocó en poner el nombre del candidato fue el mismo Pellicer que, cuando ya estaba ante la urna para dispositar su voto, abrió rápidamente la papeleta para asegurarse. ¡Por si acaso!

Martín, el más aplaudido

La sesión de ayer transcurrió tranquila. Todo sobre lo previsto y anunciado justo el día antes a contrarreloj. Pero no todo fue silencio y buenas palabras. El líder socialista, Andreu Martín, quiso dejar constancia de su indignación ante el pacto de investidura entre JxReus y ERC y, durante su discurso, lanzó todos sus pensamientos sobre la republicana Noemí Llauradó. «Usted no es alcaldesa porque no ha querido», esgrimió Martín, que ironizó con «el comodín de la llamada al despacho de Barcelona». Fue un discurso duro que se llevó un aplauso muy sentido por parte de los asistentes. También usó la ironía Marta Llorens, desde la CUP, que empezó el discurso diciendo «alcalde y vicealcaldesa».

La sesión terminó con Els Segadors a cargo del Orfeó Reusenc. Toda la sala se alzó, excepto dos concejales de Cs. El tercero, Raúl Meléndez, optó por levantarse.

Temas

Comentarios

Lea También