Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Robots terapéuticos en Reus

El centro Villablanca, del grupo Pere Mata, estrena nuevas salas con actividades para más de 600 usuarios

Diari de Tarragona

Whatsapp
El robot-dinosaurio ‘Rex’ es uno de los protagonistas de la sala de nuevas tecnologías. Foto: Alba Mariné

El robot-dinosaurio ‘Rex’ es uno de los protagonistas de la sala de nuevas tecnologías. Foto: Alba Mariné

‘Rex’ es un pequeño dinosaurio al que le gusta jugar y le encanta que le abracen y que le den besos. Como todo dinosaurio, a veces tiene hambre.

Otras, sueño. ‘Rex’ es un robot social y una de las propuestas más innovadoras del centro Villablanca, que pertenece al grupo Pere Mata, en Reus. El papel de ‘Rex’ es fomentar la relación de los pacientes con los demás y esta mascota de peluche que se alimenta con hojas también puede escoger con quién quiere estar en función del trato que recibe de los usuarios.

El centro Villablanca, que atiende a lo largo del año a más de 1.000 personas de las comarcas de Tarragona, presentó ayer cinco nuevas salas tematizadas para personas con discapacidad intelectual y trastorno mental, destinadas a más de 600 usuarios de las residencias y centros de día, ubicadas en unas antiguas habitaciones en desuso.

En el espacio, de 625 metros cuadrados y bautizado como Alzina, se han instalado las nuevas tecnologías terapéuticas. Uno de los objetivos, como manifestó el director médico de Villablanca, Francisco Aguilera, es atender, además de las necesidades de los pacientes «sus deseos, con un trato personalizado».

Para todas las personas que sufren trastornos graves incurables, el propósito es «que dispongan de calidad de vida y de felicidad», añadió Aguilera.

Innovación

Acompañan al robot ‘Rex’, ‘Ozobot’, que es un diminuto androide que estimula el juego y la anticipación. ‘Sphero’, por su parte, es  similar a una pelota que se controla con un joystick y una tablet y ‘Bee-boot’, con forma de abeja, trabaja aspectos cognitivos.

En la misma sala los usuarios disponen de ‘Pictograms Room’, un sofware que incide en aspectos de relación social, sobre todo en casos de autismo, así como una tabla multisensorial táctil. Un humanoide será el próximo inquilino del centro, que llegará a raíz de la colaboración con la Fundación Ave María de Sitges. 

Mireia Castellà, psicóloga y responsable de las actividades del centro explica que «estas tecnologías son una apuesta para que podamos entrar en la dimensión de los pacientes, más que ellos en la nuestra y por tanto es una robótica muy sencilla donde el juego y la interacción personal es básica».  

Las novedades, que se enmarcan en el proyecto Som-hi, complementarán en calidad y cantidad las actividades que ya se venían haciendo en el centro y además del material, se ha potenciado también la formación del personal interno.

Castellà pormenorizó que las áreas de Som-hi son cuerpo y movimiento, donde trabajan los fisioterapeutas; la de terapias corporales y artísticas porque «entendemos que a partir de  la danza u otros temas de expresión corporal, los usuarios se lo pasan muy bien, hay mucha satisfacción», declaró; terapia asistida con animales y jardín terapéutico.

«Desde hace mucho tiempo nos expresan que plantas y animales son una prioridad», comenta. También se incluye reflexoterapia, relajación, grupos terapéuticos y plástica «como una herramienta de expresión debido a las limitaciones verbales que presentan». Teatro, pilates, yoga o bailes en línea son otras propuestas, estos últimos realizados por voluntarios.

Temas

Comentarios

Lea También