Más de Reus

Sant Jordi: Hay fiesta más allá de la plaza del Mercadal de Reus

Una Diada en el Parc de Sant Jordi. El sistema de organización, celebrado por librerías y floristerías  

Cristina Valls

Whatsapp
El Parc de Sant Jordi acogió un degoteo constante de personas durante todo el día. FOTO:  A. Mariné

El Parc de Sant Jordi acogió un degoteo constante de personas durante todo el día. FOTO: A. Mariné

Una Diada de Sant Jordi atípica pero que funcionó a la perfección. Este año, como novedad y a causa del Covid, la celebración en Reus se situó en el Parc de Sant Jordi. Tras el éxito observado en la acogida de Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente de este año, la concejalía de Cultura y Política Lingüística del Ayuntamiento tomó la decisión de ubicar la fiesta en dicho recinto. «Para ser una alternativa a la plaza del Mercadal [ubicación habitual en circunstancias normales], el parque es un lugar bonito. Valoraremos cómo ha funcionado la Diada una vez haya finalizado. Propongo que, para la ocasión, se tenga en cuenta la obra de Gabriel Ferrater», expuso ayer el concejal competente, Daniel Recasens. 

Diez paradas de libros y once de venta de flores acogieron una jornada soleada y con una afluencia de personas progresiva, sin aglomeraciones. Y es que el parque tenía horario y aforo limitados. Se produjeron colas, aunque se fueron descongestionando rápidamente. Más allá de la plaza del Mercadal, como apuntaba Recasens, ayer ser constató que un Sant Jordi controlado y seguro es posible. 

La clásica rosa roja fue una de las compras más populares. FOTO: A.M

«La jornada ha empezado con mucha energía; la gente mira, pregunta y compra. Estamos muy satisfechos de estar celebrando Sant Jordi presencialmente este año. Lo positivo es que no se amontona la gente y la cola se ha ido moviendo. El tiempo, además, acompaña», dijeron desde la parada de la librería low cost Re-Read, especializada en libros de segunda mano. También expusieron que «de lo que más tenemos es narrativa en castellano; es una de las salidas de compra mayoritarias», completaron. Sobre las compras de libros de autores y autoras reusenses, señalaron que, por ejemplo, habían comprado un libro de Isabel Olesti. La filosofía de la tienda –vender libros «en perfecto estado, a pesar de haber pasado por diferentes manos»– fue un rasgo subrayado durante el evento. 

La organización y desarrollo del día de Sant Jordi fue muy celebrado entre muchas de las personas profesionales dedicadas al sector del libro y venta de flores. «Todo está  funcionando bien. La cola, alrededor del Parc de Sant Jordi, se mueve sin cesar. Este año, el ambiente de la plaza del Mercadal se hace, en parte, en la cola. Sí que es cierto que las paradas son más pequeñas y, por ello, no puedes tener tantos libros, pero lo compensamos con creces con la asistencia», manifestó Montsant Font, de la Llibrería Gaudí. 

El recinto tenía aforo limitado y se produjeron colas. FOTO: A. Mariné

Y es que en el momento de la consulta, su parada estaba a rebosar de gente, consultando títulos de libros. Una de las autoras reusenses más populares, durante el día de ayer y según Font (durante la mañana), fue Maria Lluïsa Amorós. Con su última obra, Els nens de la senyora Zlatin, despertó el interés de varias personas lectoras. «Recomendamos, por otro lado, los últimos libros de Jaume Cabré, Oriol Mitjà y Xavier Bosch.

Los hay para todos los gustos. Lo más vendido, en nuestro caso, es la novela y hay público que apuesta por el ensayo», resumió.  
Tere y Josefina, del Racó de les Flors, expusieron que las rosas que sumaron más ventas en su caso fueron las clásicas, «pero este año han tenido buena acogida las de colores», expresaron. «Algo que nos ha sorprendido mucho ha sido la cantidad de gente que nos ha pagado con bizum. Las formas de pagar son muy amplias y cambian muy rápido», dijeron.

Temas

Comentarios

Lea También