Reus Sorteo

«Se agotan números de la Lotería de Navidad y ya se venden del Niño»

Las ventas están disparadas en Reus a raíz del Gordo que tocó en la ciudad el año pasado, lo que es ya una «fiebre»

MONTSE PLANA

Whatsapp
Las administraciones echan humo. ALBA MARINÉ

Las administraciones echan humo. ALBA MARINÉ

La Lotería de Navidad se ha convertido en una fiebre en la ciudad de Reus y alrededores. Después de que en 2019 un buen pellizco del Gordo fuera a parar a la capital del Baix Camp a través del Cachirulo y que en 2020 cayera otra vez el primer premio en La Pastoreta, el sorteo navideño se ha convertido en todo un fenómeno en una ciudad tradicionalmente poco afortunada.

Muestra de todo ello es el boom en las ventas que ha provocado que muchas administraciones se hayan ya quedado sin números. «Todos los que tenemos fijos se han agotado y hemos tenido que pedir de nuevos. Es una locura», comentaba ayer Purificación Fernández desde Loteries El Carrilet. El año pasado ya se notó un incremento, pero las restricciones por la Covid se hicieron notar en el sector «y no fue como para quedarse sin números, que es lo que ha sucedido esta vez», añade.

Òscar Bausà, al frente de la administración de lotería La Pastoreta, no duda en afirmar que «Reus es ciudad afortunada». Comenta que han tenido que hacer algunos reajustes internos para poder atender a la fuerte demanda –que se traduce en largas colas– y que al paso que van agotarán los números. De hecho, desde hace un par o tres de semanas que ya empezaron también con la Lotería del Niño «porque en muchos establecimientos lo han vendido todo del sorteo de Navidad y se han pasado ya a la Lotería del Niño», detalla.

Para Bausà, el fenómeno se da, por un lado, «porque en general hay más alegría», ahora que la normalidad va volviendo, poco a poco. Así también lo comentaban días atrás los comerciantes con los buenos niveles de ventas del Black Friday, percibiendo «ganas de comprar» entre la clientela, algo que también se notaría a la hora de comprar lotería. Pero en Reus, esta ‘alegría’ coincide con los dos Gordos consecutivos que se han dejado ver por la ciudad, lo que incentiva a muchos a probar suerte en la capital del Baix Camp.

El administrador de La Pastoreta también recuerda que este verano «se han dado una serie de casualidades» que dejaron varios premios importantes en Reus, como un primer premio de la Lotería Nacional o varios décimos del Cuponazo de la ONCE, entre otros. «Todo esto ha contribuido que en Reus y pueblos de la zona haya una fiebre de la lotería», explica Òscar Bausà, que comenta que las ventas están funcionando «muy bien». Es una frase que se repite en toda la ciudad, aunque especialmente largas son las colas de La Pastoreta. Y es que fue aquí donde cayó el Gordo el año pasado y muchos se acercan expresamente a este punto por este motivo.

Haciendo cola ayer al mediodía estaba Pablo Gallardo. El joven es de Reus, pero actualmente vive en Barcelona. A pesar de todo, ha decidido comprar la Lotería de Navidad en La Pastoreta. ¿El motivo? «Porque el año pasado tocó aquí el Gordo y probaré suerte, a ver si vuelve a tocar», comentaba Pablo, que aprovechó que ayer tenía que ir a Reus para pasarse por esta administración. Él era el último de la cola, que recorría parte de la acera hasta llegar al paso de peatones de la calle Camí Vell de Riudoms.

En pocos minutos llegaba otra vecina de Reus, Amàlia. En su caso, vive en la zona del Pallol, pero, aunque tiene otras administraciones de lotería más cercanas a su casa, prefería ir a La Pastoreta por una cuestión de costumbre. «Siempre la he comprado aquí, aunque nunca me ha tocado la lotería», comentaba Amàlia, que destacaba que en esta administración «siempre se han visto largas colas», pero admitía también que el hecho de que el año pasado tocara el Gordo «pues actúa como reclamo».

Escogiendo fechas

Pablo –el joven que hacía cola en La Pastoreta– al ser preguntado por si quería algún número en concreto, comentaba que le daba igual uno que otro. Pero para muchos no es una cuestión menor. «Se piden muchas fechas, por lo que los números terminados en 21 son los más solicitados, al ser el año en curso», explica Joaquín Almeida, desde la Administración de Lotería Nº 10, en la avenida Països Catalans. Detalla que, por ejemplo, uno de los más buscados fue la fecha en la que entró en erupción el volcán de La Palma, «que duró dos segundos». Por su parte, Òscar Bausà añade que las terminaciones 5 y 7 son tradicionalmente las más habituales «y se terminaron hace mes y medio».

En cuanto a la modalidad de compra, la ventanilla sigue siendo donde se hace la gran mayoría de ventas, aunque también va ganando terreno la venta online. «Pero la lotería es tan tradicional como los turrones y, por ahora, la gente prefiere venir presencialmente», comenta Bausà. También lo suscribe Almeida, quien también se muestra muy satisfecho de cómo van este año las ventas. «Son superiores a las del año pasado y las del 2020 fueron mejor que las de 2019», relata.

A todo ello cabe recordar que todavía quedan 20 días por delante en los que también suele venderse bastante lotería. Aunque esta vez las compras se han avanzado en el calendario, muchos también son los que lo dejan para última hora, así que diciembre se ve como «el empujón final», señala Joaquín Almeida desde la Administración de Lotería Nº 10.

Comisiones congeladas

A pesar de las buenas cifras, Almeida recuerda las dificultades del sector: «Hace 17 años que tenemos las comisiones congeladas y por la crisis de la Covid-19 tampoco hemos tenido ayudas. Somos un sector muy maltratado». De hecho, hay un movimiento llamado Loteros en Lucha que ya han protagonizado una concentración en Madrid por la mejora del sector y para este diciembre se prevé una nueva movilización.

Temas

Comentarios

Lea También