Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Política

Solo tres concejales del nuevo consistorio de Reus tienen menos de 35 años

Aun así, la edad media de los 27 políticos del pleno es de 45 años. Los políticos jóvenes creen que la institución tiene que renovarse porque «la sociedad está cambiando»

Salvat Jordina

Whatsapp
Fotografía de familia de los concejales que configuran el consistorio de Reus de este mandato 2019-2023.   FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Fotografía de familia de los concejales que configuran el consistorio de Reus de este mandato 2019-2023. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Después de las elecciones municipales del pasado mes de mayo, el Ayuntamiento de Reus renovó la mitad de las caras de su plenario municipal para la legislatura 2019-2023. Ya fuera por la variación de poderes –que dio más representantes a ERC y PSC, incluyendo así nuevos miembros–, o por la renovación de partidos con el mismo resultado que en los anteriores comicios, como Junts per Catalunya y Ara Reus, que optaron por dar protagonismo a nuevos nombres.

Sin embargo, el plenario refleja un dato curioso. Tan solo tres de los 27 concejales tienen menos de 35 años. Entre ellos, hay un miembro del gobierno. Se trata del concejal de Deportes Josep Cuerba, de JxCat, de 33 años (1986). Otro, es el número dos de la CUP, Edgar Fernández, de 31 años (1988). Por último, el benjamín del consistorio en esta legislatura es Daniel Marcos, de 27 años y número 5 del PSC.

A pesar de ello, las cifras no son del todo preocupantes, ya que la media de edad de los 27 concejales del Ayuntamiento es de 45 años. Aun así, los jóvenes tienen una mínima representación.

La nueva política

Josep Cuerba empezó su andadura política hace cuatro años en el Ayuntamiento de Castellvell y el pasado mayo dio el salto al municipio de Reus: «Los jóvenes aportamos ideas nuevas, renovación. Con la edad necesitas que te aprieten un poco para contagiar las ganas y la positividad». Cuerba es el representante más joven de Junts per Catalunya y explica que el alcalde, Carles Pellicer, le fue a buscar para aportar frescura. «Las instituciones se están rejuveneciendo porque la sociedad está cambiando», dice.

Del mismo modo opina el benjamín del consistorio, Daniel Marcos, que señala que la política se tiene que regenerar, «hay que dejar paso y dar la oportunidad de prepararse desde dentro». Marcos lleva vinculado al PSC desde los 13 años, cuando se afilió a las juventudes socialistas. Aun así, añade que «es una pena porque no he visto muchos menores de 35 entre los diez primeros en las listas de otros partidos».

«Las instituciones se están rejuveneciendo porque la sociedad está cambiando»

Por otro lado, Edgar Fernández encara su segunda legislatura como representante de la CUP. Su vínculo con la política comenzó a los 14 años en el Casal Despertaferro y en 2015, con 27, entró en el consistorio siendo el número 3 de la lista del partido anticapitalista. «Rompemos con la normalidad de un funcionamiento estancado. Los jóvenes no aceptamos que las cosas sean como son simplemente porqué siempre hayan sido así», exclama.

Altavoz del futuro

Si nos fijamos en las cabezas de lista, Daniel Rubio de Ara Reus es el único menor de 40 años. El concejal de Recursos Humans i Medi Ambient considera que «hay que renovar las formas de hacer política. Me gustaría que los jóvenes de los demás partidos tuvieran un lugar importante en la construcción del proyecto de futuro de la ciudad. El tema de la edad no tiene que tapar las ganas de hacer cosas».

«Los jóvenes no aceptamos que las cosas sean como son simplemente porqué siempre hayan sido así»

Los cuatro representantes coinciden en que, estar en el Ayuntamiento, les sirve para ser el altavoz de las preocupaciones reales de los jóvenes: el cambio climático, el paro juvenil, los problemas de emancipación... «La entrada de gente joven permite hablar de cosas no habituales. Poner en debate temas actuales como el feminismo y las formas de amor romántico», dice Fernández. En un mismo tono, Daniel Marcos, añade que «muchos dicen que somos la generación más preparada. Estamos frustrados y queremos cambiar cosas».

Por su parte, Rubio, considera que la entrada de jóvenes permite «adaptarse a las demandas y a las nuevas formas de hacer de la sociedad sin miedo a cambiar las cosas».

Acción práctica

Hay un tópico que dice que a los jóvenes no les interesa la política porque se sienten lejos de las instituciones. Según Alexandre González, número 10 de la lista del grupo municipal de Esquerra Republicana, «si las instituciones quieren ser un reflejo de la sociedad, en ella tiene que haber personas de sus mismas características». González, de 27 años, milita en el Jovent Republicà y considera que los jóvenes están cada vez más interesados y organizados en la política. «Tenemos que hacer pasos cortos y fuertes para que se traslade a la política municipal», destaca el de Esquerra. «Lo importante, es tener una vida asociativa rica y diversa», añade.

No dista mucho de la opinión de la miembro de Ciudadanos, Raquel Tamar García. «Solo participando activamente se puede cambiar la sociedad», añade García que simpatiza con el partido naranja desde los 18. A los 26 decidió dar un paso adelante y en mayo, con 31 años, figuró como número 7 para los comicios. «Los jóvenes tenemos una visión más dinámica de lo que nos rodea. «Somos conscientes que tenemos que hacer política a largo plazo», añade la miembro de Ciudadanos. A lo que Edgar Fernández, apunta: «Creo que actualmente la juventud se implica en la política trasladándola a la cotidianidad. Somos de hacer más política de modo práctico y asociativo».

Todos coinciden con que poco a poco se va viendo un perfil más joven en la política y que, como dice Cuerba, «esto irá a más».

Temas

Comentarios

Lea También