Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tercer operativo policial en un mes contra el fraude eléctrico en Reus

La Guàrdia Urbana y los Mossos asisten este jueves a los técnicos de Endesa. 12 de las 47 viviendas desconectadas en Mas Abelló el pasado 4 de junio habían vuelto a conectarse ilícitamente

Sílvia Fornós-Marc Càmara

Whatsapp
La Unitat Especial d’Intervenció Ràpida de la Guàrdia Urbana ha acompañado a los técnicos de Endesa. FOTO: M.C.

La Unitat Especial d’Intervenció Ràpida de la Guàrdia Urbana ha acompañado a los técnicos de Endesa. FOTO: M.C.

Agentes de la Guàrdia Urbana de Reus y de los Mossos d’Esquadra regresaron este jueves a Mas Abelló en una nueva operación policial contra el fraude de fluido eléctrico en la ciudad.

El pasado 4 de junio se desplegó un importante operativo en la zona conocida como Barri de les Verges para luchar contra  conexiones fraudulentas en la red de luz. Se procedió, entonces, a cortar una cincentena de viviendas conectadas ilícitamente a la red eléctrica o de Aigües de Reus.

Era el segundo operativo de la misma naturaleza que se organizaba en menos de dos semanas. Esta mañana, de nuevo, los agentes se desplegaron en Mas Abelló para desconectar algunas viviendas que «se habían reconectado».

El concejal de Seguretat Ciutadana del Ayuntamiento de Reus, Joaquim Enrech, aseguraba que «se trata de volver a desconectar lo que se había conectado ilegalmente por segunda vez».

En el operativo de este jueves se comprobó que se habían reconectado ilegalmente 12 viviendas de las 47 en las que se actuó la pasada semana. El dispositivo se concentró, de nuevo, en las calles Mare de Déu del Saliente, de Mare de Déu de Guadalupe, de Mare de Déu de La Cabeza i de Mare de Déu de La Macarena. 

Evitar nuevos fraudes

Sobre posibles medidas disuasorias para evitar que se produzcan y se repitan situaciones de este tipo, Joaquim Enrech, reconocía que «la voluntad es que, cuando Endesa detecta conexiones ilegales de este tipo, evidentemente se actúa.

Los Mossos d’Esquadra y la Guàrdia Urbana lo que hacen es dar cobertura a la actuación de los operarios de Endesa, porque es la empresa la única que puede tocar la línea». Los técnicos requieren la colaboración de la policía, que garantiza la seguridad de las operaciones de desconexión. 

Según Enrech, «cuando se detecte que hay conexiones ilegales se actuará tantas veces como se compruebe que se vuelven a empalmar después de haber desempalmado».

El concejal de Seguretat Ciutadan añadía que se trata de «una cuestión de seguridad de todo los vecinos del entorno, porque estas conexiones ilegales acaban significando un verdadero peligro para la gente que vive allí, y con esto no se puede jugar bajo ningún concepto».

Temas

Comentarios

Lea También