Más de Reus

Reus Entrevista

Teresa Llorach: «En la acuarela el agua también sigue su camino»

La reusense empezó siendo autodidacta, pero después estudió pintura en la Escola d’Art i Disseny de la Diputació. Es la autora del libro ‘Dibuixant Reus’ que reúne 250 dibujos de la ciudad

SÍLVIA FORNÓS

Whatsapp
Teresa Llorach muestra algunas de sus publicaciones. FOTO: A. Mariné

Teresa Llorach muestra algunas de sus publicaciones. FOTO: A. Mariné

Teresa Llorach Manresa (Reus, 1965) compagina su pasión por el arte con su trabajo profesional (en el sector de la banca). Es graduada en Artes aplicadas, especialidad de pintura, plan 63, en la Escola d’Art i Disseny de la Diputació de Tarragona, y el proyecto final lo realizó en la Escola Superior de Disseny i Art ‘Llotja’ de Barcelona. Habitualmente, participa en las salidas que organiza el grupo de dibujo UrbanSketchers Reus y es la autora del libro Dibuixant Reus (Cossetània Edicions), cuyas acuarelas acompañan los textos de Eduard López. En los últimos años se ha aficionado a la ilustración, en el ejercicio de transformar un relato en imagen.

Profesionalmente se dedica al sector de la banca, pero siempre se ha sentido atraída por el mundo del arte.

Sí. Hace más de treinta años que trabajo en este sector porque, cuando acabe de estudiar COU, laborablemente era una opción asequible. Pero desde muy pequeña me ha gustado dibujar. Años después, la jornada laboral me permitió compaginar el trabajo con los estudios en la Escola d’Art i Disseny de la Diputació de Tarragona, donde estudié el grado de pintura.

¿El arte ha sido siempre una afición?

Sí, tanto el dibujo como la pintura. Desde bien pequeña dedicaba muchas horas a dibujar, leer y releer cuentos. Si bien, desde hace una década les he dedicado más tiempo.

¿Este interés es familiar?

Tenía un abuelo que pintaba por afición. Siempre me acuerdo de él porque también era muy aficionado a la música. Convivimos muchos años y guardo algunos de sus cuadros, aunque profesionalmente tampoco se dedicaba a la pintura.

Empezó siendo autodidacta.

Sí, ya que decidí estudiar pintura cuando tenía 23 años. En cambio, a partir de entonces he estudiado diferentes monográficos en la Escola d’Art i Disseny como de dibujo al natural, otros de pintura, etc.

Los artistas están en constante aprendizaje.

Totalmente, ya que enriquece mucho observar lo que hacen otros artistas, leer libros, etc.

¿La acuarela es su predilección?

La técnica me permite empezar a pintar, parar, volver a empezar…, es decir, si no te dedicas profesionalmente a la pintura, la acuarela facilita el proceso de creación. Además, la acuarela es una técnica muy libre, ya que, al margen de lo que quiera representar, el agua también sigue su camino y hace que no pueda controlar del todo los pigmentos.

Con frecuencia, también sale a dibujar por las calles de la ciudad con el colectivo UrbanSketchers Reus.

Empecé hace unos cinco años y es un movimiento mundial que promueve salir a dibujar por las calles de las ciudades. Además, no tiene demasiadas reglas, ya que es encontrarte con otros artistas para dibujar lo que vemos y compartir los dibujos a través de las redes sociales. Por otro lado, es una manera de estar en contacto con otras personas con las que compartes las mismas inquietudes.

¿Cuál es su rincón favorito de Reus?

A veces vamos por la calle y no nos fijamos en lo que realmente vemos. Por esta razón, me gustan los callejones que, aunque no tengan un valor arquitectónico, los identifico con la ciudad, como por ejemplo la Plaça del Castell o detrás de la Prioral de Sant Pere.

¿Y el momento del día para salir a dibujar?

A primera hora, ya que prefiero la luz de cuando empieza el día. Si andas a aquella hora por la ciudad, solo hay la gente que va a trabajar y es el momento en el que despierta la ciudad.

En el libro ‘Dibuixant Reus’ muestra diferentes espacios de la ciudad.

Hace unos diez años descubrí los libros que muestran ciudades y pensé que sería bonito tener un libro así de Reus, ya que iba por la calle y lugares en los que no me había fijado, me llamaban mucho la atención. El libro recoge 250 dibujos, pero tengo hechos unos 400.

En los últimos años también ha experimentado con la ilustración.

Sí. Hay una persona que me influyó que es la escritora Lena Paüls. Ambas unimos sus textos y mis ilustraciones, es decir, empecé a explicar historias (y textos) con mis dibujos. Después he colaborado ilustrando el libro Roseta, en homenaje a la bailarina reusense, junto a Carme Puyol y Maria Lluïsa Amorós, además de ilustrar el libro El jardí de les escales de Victoria Rodrigo.

Aprovechó el confinamiento para explicar, a través de las redes sociales, lo que veía.

Sí. Fue algo muy nuevo para mí, pero que cada vez me gusta más dibujar a diario, explicar el día a día utilizando las imágenes.

Después de todos estos años, sigue sin dedicarse profesionalmente a la pintura.

Cada vez dedico más horas a dibujar, pero para mí todavía sigue siendo una afición. El arte siempre ha tenido mucha importancia, ya que para mí es una forma de expresión, una forma de emocionar. Parar, regalarnos momentos, reencontrarnos con nosotros mismos, a través del arte, de los libros, cuentos, películas o canciones, nos reconforta y nos ayuda.

Temas

Comentarios

Lea También