Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tímido arranque de la temporada turística en comercios y hoteles en Reus

El sector comercial pide más promoción y espera que el aumento anunciado de turistas rusos mejore la campaña 

I. Limón/ M. Martínez/ F. Gras

Whatsapp
Una pareja de turistas atiende las indicaciones del recepcionista del Hotel Gaudí.

Una pareja de turistas atiende las indicaciones del recepcionista del Hotel Gaudí.

La temporada turística en Reus ya está en marcha. Y sus primeros compases están siendo algo desalentadores, lo que está provocando que las expectativas para este verano sean algo pesimistas comparadas con campañas anteriores. Tanto el sector comercial de la ciudad como el hotelero coinciden a la hora de señalar que se encuentran en una situación peor que la de los años anteriores. Sobre todo, señalan, por el descenso en la promoción que se ha hecho de los puntos más atractivos de la ciudad y por culpa de las altas temperaturas registradas las últimas semanas. 


La presidenta del Tomb de Reus, Gemma Molner, hace especial hincapié en que el visitante extranjero que visita Reus no es el que más gasta, ya que el primordial continúa siendo el turista de proximidad. No obstante, en referencia a la nacionalidad de los turistas internacionales, el más numeroso es el francés, seguido del holandés y el belga. Por lo que se refiere al visitante ruso, desde el Tomb de Reus todavía se mantienen a la expectativa, ya que las previsiones iniciales es que aumentaría respecto al pasado verano. «El perfil que más fuerza tiene en la actualidad es el del turista nacional, que tiene una segunda residencia en la zona o que acude asiduamente a la localidad, ya que conoce los productos que ofrecemos», explica Molner. Ella misma también concluye que uno de los problemas más importantes es que hay que potenciar todavía más la oferta comercial. «Aún no nos hemos sabido vender enfocados completamente al turismo extranjero». 

«El perfil que más fuerza tiene es el del turista nacional  que ya conoce nuestros productos»
Gemma Molner, Presidenta Tomb de Reus


Ernest Juncosa, quien fuera presidente de la Unió de Botiguers de Reus hace unos años, regenta la tienda Juncosa Pell i Complements situada en el arrabal Santa Anna. En su caso, mantiene un punto de vista similar al de Molner, ya que tras 17 años dedicados a la actividad comercial detecta que se ha descuidado la política de promoción de las tiendas del centro. «La administración tiene que hacer un mayor despliegue para vender la ciudad como un destino de compras y saber el público que hay que buscar». Juncosa también añade que, en veranos anteriores, existían algunas acciones dirigidas únicamente al turista internacional, como intérpretes de idiomas que estaban a disposición de los comerciantes. Una iniciativa que ve «positiva», pero que, últimamente, habría perdido fuerza.

«Tenemos que hacer un mayor despliegue para vender la ciudad como un destino de compras»
Ernest Juncosa, Comerciante


Más actividades


El sector hotelero de la ciudad mantiene que se trata de un arranque de temporada tímido a pesar de que se muestra más optimista con el resultado que tendrá la temporada. Y ello a pesar de que consideran que los mercados emergentes supondrán una férrea competencia.
Alberto Fraile, gerente del Hotel Gaudí de Reus, prevé un verano flojo para su negocio. «Estamos sumidos en un ciclo que va variando cada verano, y es inseguro, porque nos vemos influenciados por los destinos que están más de moda». La estancia media de sus huéspedes es de dos noches, ya que la clientela que se aloja en Reus en verano los hace, mayoritariamente, por su proximidad con los municipios de la Costa Daurada. El turista atraído por la oferta cultural, alejada del sol y la playa, continúa siendo minoritario. 

«Hay que impulsar actividades complementarias al turismo cultural y promover la marca de ciudad»
Alberto Fraile, Gerente Hotel Gaudí

«Gracias a las ofertas que impulsamos, logramos atraer a más turistas». Aún así, Fraile manifiesta que su establecimiento recibe más clientes  internacionales más que de proximidad. Desde el Hotel Gaudí visualizan una solución clara a esta situación: «Hay que impulsar actividades complementarias al turismo cultural y promover la marca de ciudad con las fiestas y el comercio». 


El Hotel Reus Park, situado frente al parque de Mas Iglesias, vive una realidad semejante, condicionada por la oferta que ofrece los municipios de la costa. Magdaleno Parejo, el gerente del negocio, considera que sus huéspedes eligen en muchos casos la ciudad para desplazarse hasta Port Aventura. «Por este motivo, el perfil medio del cliente pasa únicamente 1 o 2 noches en nuestras habitaciones», reflexiona. De cara a este mes julio esperan lograr una ocupación del 60%, mientras que en agosto consideran que alcanzará el 95%. Eso sí, en la mayoría de los casos serán estancias muy cortas y concertadas en el último momento.
En ambos casos también comentan la necesidad de poder generar sinergias con los pueblos cercanos tanto mirando a la costa como a la montaña.

Temas

Comentarios

Lea También