Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tres años de cárcel para el conductor borracho que mató a una mujer de Reus

La atropelló cuando cruzaba un paso cebra en Lleida, en 2015. Iba a 114 km/h en una zona limitada a 40. También murió una joven de 25 años amiga de la víctima reusense

Joan Morales

Whatsapp
Imagen del joven que atropelló mortalmente a Antonia Cordero en septiembre de 2015. FOTO: ACN

Imagen del joven que atropelló mortalmente a Antonia Cordero en septiembre de 2015. FOTO: ACN

El conductor de 22 años que la madrugada del 28 de septiembre de 2015, cuando conducía bajo los efectos del alcohol, atropelló mortalmente a la reusense Antonia Cordero, de 51 años, y a una amiga de su hija de 25 en un paso de cebra de Lleida, ha aceptado tres años y ocho meses de cárcel, según ha explicado a Europa Press su abogada, Eva Udi.

En el juicio de conformidad, celebrado en Lleida, el joven pidió perdón a las familias de las fallecidas: "Pido perdón por los daños que he causado", afirmó, según su letrada.

Los hechos sucedieron la madrugada del 28 de septiembre de 2015, sobre las 4.23 horas, cuando Antonia Cordero, una de sus hijas y una amiga (Jéssica) regresaban de haber estado en una discoteca de las afueras de la ciudad. Cuando atravesaban un paso de cebra (al lado de la rotonda del cementerio de Lleida), un coche embistió a Antonia y a Jéssica, mientras que la hija de la primera resultó ilesa. Según algunos testigos presenciales, las tres mujeres cruzaron el paso de peatones correctamente, incluso otro coche estaba parado correctamente para que pasasen, pero entonces llegó otro que lo adelantó y se llevó por delante a Antonia Cordero y a Jéssica. El conductor iba a 114 kilómetros por hora en una zona limitada a 40.

El conductor, George Alexandru Craciun, de 21 años de edad, dio positivo en la prueba de alcoholemia y fue detenido por un delito contra la seguridad en el tráfico. Posteriormente, y tras declarar ante el juez, quedó en libertad con cargos.

El accidente causó una gran conmoción en Reus, ciudad con la que Antonia Cordero seguía teniendo mucho vínculo a pesar de llevar cuatro años viviendo en Lleida. De hecho, Antoni residía en la capital del Segre con una de sus hijas, pero tenía otra que vive en Reus, además de más familia directa como su madre o hermanas.

La familia de la fallecida se echó a la calle en una manifestación que reunió a unas 200 personas y en la que los concentrados, familiares y amigos de la fallecida, pidieron justicia y que el peso de la ley cayese en su máxima expresión sobre el conductor que atropelló mortalmente a las dos mujeres, el joven de 21 años vecino de la localidad leridana de Bell·lloc.

Temas

  • REUS

Lea También