Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tres patrullas de la Guàrdia Urbana de Reus, contra los dueños de perros incívicos

Una nueva pareja de agentes de paisano se suma al dispositivo que multará a quienes no recojan de la calle los excrementos
Whatsapp
Mano dura contra los dueños de perros que no recojan los excrementos de la vía pública.  Foto: Alba Mariné

Mano dura contra los dueños de perros que no recojan los excrementos de la vía pública. Foto: Alba Mariné

El alcalde de Reus, Carles Pellicer, ha ordenado a la Guàrdia Urbana que amplíe con una nueva patrulla los controles contra los propietarios de perros que no recogen las deyecciones de los animales. Así pues, las campañas de civismo que realizará a partir de ahora el cuerpo de seguridad con agentes de paisano estará compuesta por tres patrullas.

La Guàrdia Urbana ha ampliado la campaña específica contra los actos incívicos, iniciada a finales de 2013, con especial atención en aquellas infracciones derivadas de los propietarios de perros que no recogen los excrementos de sus animales de la vía pública, que ensucian y malogran la imagen de la ciudad y causan molestias a otros usuarios de las vías y espacios públicos. A raíz de las instrucciones del alcalde, la Guàrdia Urbana ya incrementó el mes de febrero su actividad. En total se han abierto 38 expedientes relacionados con animales, 24 de los cuales a propietarios de perros que no recogen las deyecciones de los animales y 14 por otras infracciones.

Durante todo el 2014, los agentes de la Guàrdia Urbana abrieron 125 expedientes relacionados con animales, 82 de los cuales por deyecciones y 43 por otras infracciones. Durante los primeros dos meses de 2015, se han abierto 51 expedientes, 30 de los cuales relacionados con la no recogida de excrementos de la calle y 21 por otras infracciones.

 

Contra los incívicos

El alcalde Carles Pellicer afirmaba ayer: «Estoy decidido a erradicar el comportamiento incívico de aquellos propietarios de perros que ensucian la ciudad. Con información y campañas de sensibilización, pero también con contundencia, firmeza y, si hace falta sanciones, en beneficio de una ciudad más limpia».

Los expedientes abiertos por la Guàrdia Urbana pueden comportar una sanción de hasta 1.500 euros. La suciedad en las calles y plazas, para no recoger los excrementos de los perros, es uno de los temas que genera más quejas vecinales por el qué hace referencia a la vía pública. Es por eso que la Guàrdia Urbana hace especial seguimiento a esta problemática.

Por otra parte, durante el año pasado la policía incrementó las acciones contra el incivismo, con un total de 1.354 expedientes, un 31% más que el año anterior. El más común, el de colgar publicidad en lugares no permitidos con 267 sanciones.

 

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También