Más de Reus

Tres reusenses hacen el Camino de Santiago sobre un monociclo

Han completado los últimos 315 km del Camino sobre una rueda. Uno de los objetivos de la iniciativa es dar a conocer este vehículo ecológico

Montse Plana

Whatsapp
Frans, Jose y Daniel llegando a Santiago de Compostela. FOTO: Cedida

Frans, Jose y Daniel llegando a Santiago de Compostela. FOTO: Cedida

Hay quien hace el Camino de Santiago a pie, en bici, a caballo e incluso, con monociclo eléctrico. Este es el caso de tres reusenses: Frans Llevat, Jose Castellano y Daniel Perdiguero, que en cuatro días han recorrido 315 km, partiendo de León y llegando, el 25 de julio, a la meta de todo pelegrino: Santiago de Compostela. No era la primera vez que Frans, un adepto a los monociclos, hacía realidad este reto: en 2015 recorrió con una amiga rusa 200 km, desde Ponferrada hasta Santiago de Compostela.

Ahora, cuatro años más tarde, ha repetido experiencia y, esta vez, al lado de dos amigos, también procedentes de Reus. «La idea era aportar nuestro granito de arena en concienciar a la sociedad que existe este tipo de vehículo ecológico y poco contaminante», explica Frans que, además de ser un gran aficionado, tiene una tienda en Barcelona dedicada a patinetes y monociclos eléctricos. Admite que la gracia del Camino es hacerlo andando, «esta es la esencia». No obstante, asegura que los pelegrinos que, durante la ruta, se han interesado por su iniciativa «se lo han tomado bien». Además, recuerda que controlar un monociclo no es sencillo y, antes de asumir un reto como este, hacen falta horas de práctica. «Además, se tiene que ser respetuoso con los caminantes», dice Frans Llevat, que añade: «Cuando había mucha gente, nos bajábamos de los monociclos y andábamos. No se puede molestar», subraya.

A 15 km/h de media

Frans, Jose y Daniel empezaron su particular Camino de Santiago el 22 de julio desde León. «Contábamos con mejores equipos que cuatro años atrás, por lo que nos propusimos hacer un tramo más que lo que hice en 2015», señala Llevat. La primera jornada la finalizaron en Murias de Rechivaldo (provincia de León). El segundo día llegaron a O Cebreiro (Lugo), el tercero, ¡a Arzúa (La Coruña) y, el cuarto, a su destino final: Santiago de Compostela.

Según cuenta Frans, los 315 km de Camino de Santiago los recorrieron a una velocidad media de 15 km/hora. La autonomía de los monociclos eléctricos era de unos 100 quilómetro, «por lo que tuvimos que planificar muy bien el viaje, teniendo en cuenta en qué momentos teníamos que parar y aprovechar por cargar nuestros vehículos eléctricos en bares y restaurantes», explica el reusense. «Parábamos una o dos veces al día. En cuestión de autonomía, se ha ganado mucho en los últimos tiempos. Hace cuatro años, teníamos que parar prácticamente cada hora», recuerda Frans.

Este joven dice no conocer nadie más que haya hecho algún tramo del Camino de Santiago con monociclo eléctrico, pero asegura que muchos clientes de la tienda que tiene en Barcelona (SoloRueda) están interesados en esta experiencia. «Se tiene que hacer en grupos de tres o cuatro personas como mucho, para no molestar», remarca.

Temas

Comentarios

Lea También