USITAC, en contra de que Horts Miró acoja positivos

Consideran que en vez de ser una solución, esta decisión de la Generalitat «está trasladando la problemática de un lugar a otro»

C. MARSIÑACH

Whatsapp
La residencia Horts Miró acogerá positivos de Covid-19 en la cuarta planta. FOTO: FABIÁN ACIDRES

La residencia Horts Miró acogerá positivos de Covid-19 en la cuarta planta. FOTO: FABIÁN ACIDRES

El sindicato USITAC está en contra de que la cuarta planta de la residencia Horts Miró de Reus acoja positivos de Covid-19. El Departament de Salut anunció ayer que la medida se hizo efectiva a partir de esta semana.

Desde el sindicato ya trasladaron su inquietud al Conseller de Treball, Afers Socials i Famílies, Chakir El Homrani el pasado 9 de septiembre a través de una carta. El secretario de Organització i Comunicació d’USITAC, Alfred Maza, considera que la decisión puede poner en peligro a los usuarios de la actual residencia ya que aunque las diferentes plantas tienen ascensores independientes, las escalera de dentro el edificio son «comunes y parece ser que la lavandería que está en la planta del sótano del centro, será compartida por ambas plantas, en cuanto a la limpieza de la ropa de los residentes».

La directora del Departament de Treball i Serveis Socials de Tarragona, Marta Cassany, se comprometió a enviar toda la documentación al sindicato para demostrarles que ambas plantas serían «herméticas» y sin ningún tipo de contactos. Pero según Maza, aún no han recibido nada después de un mes de tener esta conversación.

Desde USITAC piden que los abuelos de la tercera planta sean trasladados a otras residencias libres de Covid-19 y Horts Miró se destine en su totalidad a la atención de gente mayor con coronavirus. Alertan de que en caso contrario, si algún abuelo de la tercera planta contrae el virus «no se trataré de un incidente, sino de una negligencia y quedará muy claro quién ha sido el culpable por no haber hecho las cosas que se tenían que haber hecho», critica Maza.

Creen que con esta decisión el Departament de Salut, «está trasladando la problemática de un lugar a otro, pero no hacen un aislamiento efectivo al 100% que es de lo que se trata».

La lucha por abrir la residencia

Desde el sindicato USITAC recuerdan que hacía años que luchaban para que abriera sus puertas y no quieren que «todo este trabajo se vaya a pique».

Las obras del equipamiento terminaron hace siete años pero el centro no se abrió al público hasta el pasado mes de diciembre. La cuarta planta que ahora se destinará a enfermos de Covid-19 aún permanecía cerrada tras la inauguración.

Temas

Comentarios

Lea También