Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Sociedad

Un bufete de Reus centraliza las demandas de los viajeros de un crucero en obras

Los abogados de Quiros&Garrido están recibiendo quejas de toda España de clientes indignados con la compañía Pullmantur. Los afectados describen sus vacaciones por el Mediterráneo como 'una pesadilla'

F.Gras/J.Morales

Whatsapp
Unos operarios trabajando en el barco de Pullmantur según recoge la página de facebook que han puesto en marcha los afectados.

Unos operarios trabajando en el barco de Pullmantur según recoge la página de facebook que han puesto en marcha los afectados.

El bufete Quiros&Garrido de Reus ha empezado a centralizar numerosas demandas procedentes de toda España de viajeros indignados con la compañía Pullmantur que aseguran que sus vacaciones han sido “una pesadilla”. En estos momentos, los abogados están recopilando toda la información con la intención de presentar una denuncia colectiva por estafa contra la naviera. Según cuentan, los clientes afectados que se han puesto en contacto con ellos denuncian constantes e incómodas obras durante todo el crucero que les impidió disfrutar de sus vacaciones.

Los afectados también han puesto en marcha una página de Facebook ‘Estafa Obras Crucero Pullmantur’  en la que se aprecia como las tiendas y servicios, tales como el hospital o la zona de spa, estaban cerrados. En ella también se pueden ver imágenes de lo ocurrido durante esta travesía por el Mediterráneo en el buque ‘Sovereing’ y realizando escalas en Mallorca, Náòles o Francia entre otras ciudades. El mismo bufete de abogados Quiros&Garrido también ha puesto en marcha una página de Facebook para que los afectados se puedan poner en contacto con ellos e integrarse a la demanda colectiva que están preparando. El barco 'Soreveing' realizó el crucero del 12 al 19 de noviembre.

Nos tenían como a perros en medio de las obras

El Diari ha contactado con Emilio Hernández, uno de los afectados del crucero de Pullmantur. Este vecino del barrio tarraconense de Bonavista se embarcó el pasado 12 de noviembre, junto a su mujer y otra pareja, en un viaje de placer que acabó convirtiéndose en una pesadilla. “Lo primero que nos extrañó cuando nos subimos al barco a las 12 del mediodía, en Barcelona, es que no pudimos entrar en la habitación hasta las cinco de la tarde. Nos dijeron que estaban limpiándola y nos tuvimos que esperar unas horas sin poder entrar”. El barco zarpó a las seis de la tarde del sábado destino Palma de Mallorca, donde llegó al día siguiente. “Decidimos bajarnos en Palma para visitar a unos familiares y cuando llegamos por la tarde nos encontramos con todo patas arriba. La moqueta de nuestro pasillo estaba levantada, la habitación sucia, el lavabo estropeado, un olor a cola y a disolvente muy fuerte y operarios trabajando delante nuestro sin cortarse un pelo”.

Este es el panorama que, según explica Emilio, tuvieron que soportar los 900 pasajeros durante todos los días de crucero. “No fue una cosa puntual, sino que todos los días –hasta que llegamos a Barcelona- hubo obras”, comenta Emilio, quien añade que “eso que dice Pullmantur de que las obras sólo afectaban el 5% del barco es mentira. Además había accesos cerrados y las tiendas también estaban cerradas por reformas, aunque nos dijesen que por inventario, era por reformas. El casino tampoco estaba abierto. En fin, que nos tenían como a perros en medio de las obras y hemos vivido una pesadilla de viaje”. La indignación de los pasajeros llegó hasta tal punto que en un momento dado decidieron reunirse en la sala de fiestas y pedir la presencia del capitán. “No nos hicieron caso y, después de dos horas, se presentó alguien del barco y nos amenazó diciéndonos que lo que estábamos haciendo era una motín y que si seguíamos así enviarían a la Armada”.

Emilio se ha sumado a la demanda colectiva porque “queremos que nos devuelvan el dinero, que en nuestro caso han sido 1.500 euros”

Por su parte, desde la compañía Pullmantur, según recoge la agencia Europa Press, han emitido esta semana un comunicado en el que lamentan los hechos ocurridos, alegan que “en ningún momento” se puso en peligro la salud y seguridad de los pasajeros y que les compensará por las molestias ocasionadas durante la travesía.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También