Más de Reus

Un bus eléctrico circula por Reus

Un día de prueba. Quince conductores de Reus Transport conducen un nuevo vehículo para valorar su experiencia en un cuestionario 

Cristina Valls

Whatsapp
El autobús eléctrico (izquierda) tiene una capacidad para 52 viajeros.  FOTO: Alfredo González

El autobús eléctrico (izquierda) tiene una capacidad para 52 viajeros. FOTO: Alfredo González

La mitad de la plantilla de Reus Transport, es decir, quince conductores, testaron ayer viernes y por turnos un autobús 100% eléctrico; para luego, poder explicar cuál había sido su experiencia en un cuestionario. ¿El objetivo de la compañía municipal de autobuses? Que, entre otras cuestiones, los conductores pudieran probar, por primera vez y en el entorno urbano, la experiencia de manejar un autobús de estas características. Así pues, todos y cada uno fueron rodeando las calles céntricas de la ciudad, practicando el arranque, el freno y la maniobra de recogida de pasajeros (aunque sin recoger a ninguno). 

«Nuestra intención es ofrecerles a los conductores experiencia, pero de momento no adquiriremos ninguno de estos vehículos, ya que de forma reciente, en 2019, se renovó parte de la flota de autobuses de Reus y se completó en 2020, con nuevos vehículos menos contaminantes», dijo, durante el anuncio de la prueba, la presidenta de Reus Transport, Marina Berasategui. Dicho esto, también expuso que «nuestra apuesta sigue siendo promover la movilidad sostenible». 

Las pruebas se llevaron a cabo  con un autobús de la empresa e-busKar, representando al estado de Karsan, una empresa especializada en autobuses eléctricos. El modelo Ataka, el utilizado, hace 8 metros de largo, es 100% eléctrico y tiene autonomía para realizar hasta 300 km, así como una capacidad para albergar un total de 52 viajeros.

La mitad de la plantilla de conductores de Reus Transport probó ayer un bus 100% eléctrico. FOTO: Alfredo González

De esta manera, Berasategui, puso de manifiesto que los diferentes conductores «podrán hacer sus comparaciones con los vehículos de combustión que ya conducen». La prueba, además, consistió en seguir el recorrido habitual urbano, el que suelen hacer operando en las diferentes líneas de autobuses municipales; «por donde circulan cada día con el servicio de bus de siempre», completó. A medida que los cuestionarios se fueron cumplimentando y según confirmó Berasategui, «las sensaciones están siendo buenas; como realizan recorridos conocidos, hay dinámicas aprendidas y, simplemente, han de ocuparse de conocer el vehículo nuevo». Este día de prueba supuso, por otro lado y para el equipo de conductores, realizar algo distinto. Al finalizar  cada uno de los trayectos, durante la mañana de ayer, se les pudo ver interactuar sobre el tema y compartiendo impresiones. 

«Creemos que prácticas como suponen trabajar de forma anticipada para estar al día de las novedades, y en cómo la tecnología forman parte, también, de la conducción, porque saber cómo está el mercado en este sentido es clave. Tal vez, si el día de mañana disponemos de una gran fuente de financiamiento, de los fondos Next Generation o de algo por el estilo, podamos incorporar alguno, pero todo ello queda aún muy lejos; ya que, cómo decíamos, disponemos de una flota totalmente renovada y esperamos sacar el máximo rendimiento de su vida útil», reiteró la directora de la empresa municipal de transportes.

Y es que el coste de incorporar un vehículo de estas características (y de unos ocho metros, como el del testeo de ayer) oscila, según especificó, sobre los 320.000 euros; en el caso de los actuales, a gasoil, que son además un poco más grandes (de 12 metros), unos 240.000 euros por unidad. «Estamos pendientes del avance de las tecnologías», concluyó.

Cabe decir, que desde la compañía e-busKar, se dijo que tenían presencia, con flotas de autobuses eléctricos, en diferentes lugares como es el caso de Marruecos, Bulgaria y Rumania, entre otros.

Temas

Comentarios

Lea También