Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un cambio de rueda permite detener a un conductor borracho en Reus

El conductor multiplicó por cuatro la tasa de alcohol y se empotró contra tres coches en el paseo 

Jordi Cabré

Whatsapp
Imagen de archivo de un control de tráfico de la Guàrdia Urbana de Reus. Foto: A.Mariné/DT

Imagen de archivo de un control de tráfico de la Guàrdia Urbana de Reus. Foto: A.Mariné/DT

Dos Ford Focus y un Renault Megan estacionados en el paseo Mata de Reus, cerca de la estación de tren, sufrieron en la noche del domingo daños materiales ocasionados por un conductor de 33 años que dio positivo en el control de alcoholemia.

El joven, que tras la segunda prueba dio 0,96 miligramos de alcohol por litro de aire aspirado (mg/l), se marchó del lugar tras impactar con los tres vehículos, posiblemente por miedo a que el exceso de alcohol explicara a los agentes de la Guàrdia Urbana el porqué de ese accidente de tráfico.

Aunque el conductor se marchó del paseo Mata, el vehículo pinchó una rueda y ello obligó al reusense a parar para cambiarla en la calle de Robert d'Aguiló. El mismo testigo de la colisión múltiple vio al joven enfrascado en el cambio de rueda y alertó de nuevo a la Guàrdia Urbana de su localización.

Los agentes pidieron al hombre que se sometiera al control de alcoholemia, que en los dos intentos supero y se acercó a 1, cuatro veces la tasa de alcohol permitida para conducir. 

Ante ello, la Guàrdia Urbana instruyó diligencias penales contra el conductor ebrio.

Un pasajero de ciclomotor sin casco

A la altura del número 39 del paseo Prim, una patrulla de la Guàrdia Urbana localizó un ciclomotor Kimco Vitali con dos ocupantes, el pasajero sin casco.

Ante esta infracción de tráfico, la Guàrdia Urbana detuvo el vehículo y se percató que el conductor, de 49 años, podría estar bajo los efectos del alcohol. Por ello, lo sometieron a la prueba superando la tasa mínima para ser un delito penal (puede haber pena de cárcel): 0,60. Repitió el mismo resultado en la segunda.

Los agentes inmovilizaron el ciclomotor, abrieron diligencias penales por conducir bajo los efectos del alcohol y denunciaron administrativamente a la pasajera por ir en el vehículo sin el casco obligatorio.

En lo que llevamos de periodo estival, la Guàrdia Urbana de Reus ha instruido ya 18 diligencias judiciales. Es un delito contra la seguridad vial conducir bajo los efectos del alcohol cuando se supere los 0,60 miligramos por litro de aire aspirado, 0,40 en caso de accidente. Puede suponer penas de cárcel y la retirada del carnet.

Temas

Comentarios

Lea También