Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un cambio ferroviario que no convence

La mirada ganxeta | Corredor Mediterráneo. Muchas voces son contrarias a un modelo que penaliza los cercanías. Viajar de Reus a BCN sigue siendo más de lo mismo

FRANCESC GRAS

Whatsapp
Un cambio ferroviario que no convence

Un cambio ferroviario que no convence

Seis días después y sigue costando abstraerse de todo lo relacionado con la explosión de la petroquímica de Tarragona. La gravedad de lo ocurrido – desde aquí mis condolencias a los familiares de los fallecidos – y las muchas dudas y preguntas que todavía siguen en el aire dejan en un segundo plano todo lo demás. Pero horas antes del trágico suceso, había tenido lugar otra de las noticias de este 2020, que mantiene una importante relación de vasos comunicantes con la petroquímica.

Se trata de la entrada en funcionamiento del Corredor del Mediterráneo, un hito tan reivindicado durante años como criticado estos últimos días. Me sumo a muchas de las críticas porque considero que no sólo hemos perdido una oportunidad –a pesar de la inversión de 700 millones realizada– sino que el resultado final perjudica más que beneficia. Sobre todo, porque la apuesta por los trenes de largo recorrido condenan los cercanías.

Por no decir que se han perdido frecuencias, cerrado estaciones en municipios como Cambrils o Salou y, lo que es peor, que desde Reus o Tarragona seguiremos invirtiendo el mismo (largo) tiempo para llegar a Barcelona. Todos, o la gran mayoría, tenemos experiencias de tediosos viajes, trayectos sin poder sentarnos o problemas para encajar horarios saliendo desde Reus con destino a la Ciudad Condal u otros destinos.

También resulta difícil de entender el empecinamiento de ciertas administraciones en potenciar la estación del Camp de Tarragona como nodo tanto de los trenes de largo recorrido como, ahora, los de cercanías cuando no despierta ninguna simpatía. Más bien todo lo contrario.

El último en criticarla fue el presidente de la Cambra de Comerc de Reus, Jordi Just, durante el encuentro que mantuvo con la prensa la semana pasada. Fue especialmente vehemente tanto con su ubicación como con sus servicios. En este sentido, dijo no comprender como se apuesta por una estación que no está bien comunicada con el transporte público, y le falta aparcamiento y no por potenciar la estación Intermodal en el sur del Aeropuerto de Reus, la gran damnificada cuando debería ser la gran solución.

De hecho, no es la primera ocasión en la que se reclama la necesidad de construir este equipamiento para beneficio de todo el territorio. Y es que todo lo que envuelve esta estación es un gran interrogante que debería resolverse ahora que ya está en marcha el Corredor Mediterráneo. No hay que olvidar que el Gobierno Central adjudicó las obras de construcción e incluso empezó con el movimiento de tierras.

Una zona de paso

Todo lo expuesto hasta hora me parece que no deja lugar a dudas sobre que en el diseño del largo recorrido (Barcelona-Valencia) el territorio parece haberse quedado en un lugar de paso. Y eso debería revertirse.

Son varias las voces y los articulistas que estos días han reclamado, a través del Diari, que el territorio se deje de diferencias y vaya de la mano de una vez por todas para lograr las deseadas mejoras en infraestructuras ferroviarias. Todos ellos están convencidos que la zona es la segunda área metropolitana y que se debe ejercer con consecuencia. La «unidad de acción», que se exigió desde la Cambra de Comerç de Reus.

Y los deberes son muchos. Desde la estación Intermodal, al apeadero de Bellissens o el necesario desvío de los trenes mercancías por el interior y que dejen de pasar por la costa. Al parecer, una de las primeras oportunidades será a principios de febrero en un encuentro de los principales alcaldes de la demarcación con la Generalitat para la polémica puesta en marcha del Corredor Mediterráneo. Reus y Tarragona, también el resto de municipios, tienen, y deben, liderar la unión para lograr que algo cambie.

Temas

Comentarios

Lea También