Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un centenar de personas recibe sillas de ruedas y camas en desuso

A través del Banc d'Ajudes Tècniques los usuarios acceden al material que reparan empleados de la Fundació Pere Mata
Whatsapp
Los empleados del Centre Especial de Treball de la Fundació Pere Mata se encargan de reparar el material. Foto: A.G.

Los empleados del Centre Especial de Treball de la Fundació Pere Mata se encargan de reparar el material. Foto: A.G.

Un total de 122 personas se han beneficiado del Banc d’Ajudes Tècniques, un servicio que ofrece ayudas técnicas, es decir, materiales diseñados para personas con discapacidad y para personas con movilidad reducida de manera temporal. Concretamente el servicio ha facilitado 97 ayudas, entre las que destacan 19 camas articuladas, 10 grúas, 21 sillas de ruedas, 10 colchones antiescaras y 18 sillas para la adaptación de la bañera o el plato de ducha, entre otros materiales. El servicio entró en funcionamiento en enero del año pasado, impulsado por el área de Benestar Social del Ayuntamiento de Reus y bajo la gestión de la Fundació Pere Mata.

A través de un alquiler simbólico los usuarios pueden acceder a estos materiales. Por el material voluminoso (camas, grúas o colchones) los usuarios deben dejar en depósito 50 euros, cantidad que se les devuelve cuando retornan el material, y pagar 10 euros de alquiler mensual. En cambio, para material como sillas de ruedas o andadores únicamente hay que depositar 10 euros, que igualmente se reembolsan con su devolución.

Magda Ferrando es la mujer de un usuario del Banc d’Ajudes Tècniques, después de que su marido padeciera una hemorragia cerebral. «Utilizamos una silla adaptada para la ducha. A través de los Serveis Socials contacté con la terapeuta de la fundación, quien me ofreció la posibilidad de utilizar el material», explica Magda, quien valora positivamente la ayuda del servicio. «Pago un precio simbólico, lo que me supone un ahorro de cerca de 300 euros», asegura y añade que «de otra forma sería imposible pagar toda el material necesario para mi marido».

Asesoramiento

Además del alquiler del material, el Banc d’Ajudes Tècniques también incluye asesoramiento técnico gratuito, para aconsejar a los familiares sobre las adaptaciones domiciliarias y de accesibilidad necesarias. Una terapeuta ocupacional de la Fundació Pere Mata realiza la atención. «Contacto con la familia para asesorarla. En esta primera visita se estudian las barreras arquitectónicas del domicilio y se ofrece asesoramiento en materia de accesibilidad», explica Patricia Varela, quien añade que «en una segunda visita se explica el funcionamiento del material para después hacer un seguimiento de su uso». Al respecto, Montserrat Vilella, concejal de Benestar Social, destaca que «el asesoramiento es un valor añadido que aporta la Fundació, ya que permite conocer cuáles son las necesidades de los usuarios en cada momento». Durante el primer año se han realizado 201 atenciones, entre los servicios de transporte y las intervenciones realizadas por la terapeuta.

Oportunidad laboral

El servicio también destaca por ofrecer una oportunidad laboral a personas que padecen una enfermedad mental. Las tareas de limpieza y reparación del material, así como el transporte cuando se precisa, las realizan los trabajadores del Centre Especial de Treball de Fundació. «De esta manera ofrecemos trabajo a los empleados del centro», explica la directora de la fundación, Glòria Salvador. En función de la demanda, hasta cuatro empleados desarrollan las tareas de limpieza y reparación del material.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También