Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un chaleco identificará al personal de enfermería que prepara la medicación

El miércoles de la próxima semana se pondrá en marcha la prueba piloto, que tiene el objetivo de reducir los errores

Montse Plana

Whatsapp
Dos enfermeras con el chaleco que identificará el personal de la planta de medicina interna que prepare la medicación.  FOTO: Alba Mariné

Dos enfermeras con el chaleco que identificará el personal de la planta de medicina interna que prepare la medicación. FOTO: Alba Mariné

En pocos días, las enfermeras de la planta de medicina interna del Hospital Universitari Sant Joan de Reus empezarán a llevar unos chalecos identificativos con el lema: «Atenció! No molestar». Lo harán justo en el momento que estén preparando la medicación de los pacientes con el objetivo de no ser molestadas en un momento que requiere de mucha concentración y, así, evitar posibles errores. «Si te distraes, quizás no te acuerdas de lo que acabas de hacer y debes empezar de cero, porque con la medicación no te la puedes jugar», explica Imma Grau, directora de Enfermería del Hospital Universitario Sant Joan de Reus.

Se trata de una prueba piloto que ya está en marcha en otros centros hospitalarios, como es el caso de la Xarxa Santa Tecla, donde se aplica desde el pasado mes de noviembre, o el Hospital Joan XXIII de Tarragona, desde hace dos meses. En la capital del Baix Camp, se implantará el próximo miércoles y se realizará durante diez días. Posteriormente, se valorará la incidencia de la medida y, si los resultados son positivos, se redactará el proyecto definitivo y se implementaría definitivamente en todo el hospital reusense.

La preparación de los medicamentos se hace justo a la puerta de la habitación del paciente en cuestión y, en un momento tan delicado, el personal fácilmente es interrumpido por parte de pacientes, familiares u otros facultativos. «Entendemos que la gente pregunta sus dudas al primer facultativo que encuentra, pero debemos hacer pedagogía y explicar que se trata de un instante muy delicado», añade la jefa del área de Hospitalizaciones Médicas, Laura Calavia. Por su parte, Lourdes Vidal, supervisora de metodología, subraya que las interrupciones son una importante causa de error «y queremos minimizarlas lo máximos posible. Nos preocupa la seguridad de los pacientes», añade.

Fueron las mismas enfermeras del centro médico que se plantearon poner en marcha alguna medida para reducir las interrupciones durante la preparación y suministro de medicación. «Vimos que en otros hospitales ya se habían implantado chalecos identificativos y apostamos por este modelo», detallan.

Más de 70 interrupciones al día

La prueba piloto se pondrá en marcha después de contabilizar, durante diez días, las interrupciones que las enfermeras recibían diariamente durante la preparación de la medicación en distintas plantas. «Detectamos que las enfermeras más molestadas eran las de la planta de medicina interna, donde, en diez días, se produjeron un total de 784 interrupciones, de las cuales, más de 300 en el turno de mañana», detalla Lourdes Vidal. Es por este motivo que la prueba piloto se realizará justamente en esta planta y, posteriormente, «si la reducción es significativa, se extenderá en todo el hospital», añade Imma Grau.

Con este estudio preliminar, también se llegó a la conclusión que la mayoría de interrupciones se producían por parte de familiares y pacientes; en segundo lugar, otros facultativos, mientras que la tercera causa eran llamadas telefónicas.
Será el lunes que las enfermeras empezarán a hacer difusión de la prueba piloto, colgando folletos informativos en las puertas de las habitaciones y explicando directamente a pacientes y familiares de la nueva situación. Miércoles, 8 de mayo, se implantarán los chalecos que, durante la prueba piloto serán azules con letras naranjas. No obstante, éste no será el diseño definitivo si la medida se acaba implantando, señalan fuentes del Hospital Sant Joan.

Temas

Comentarios

Lea También