Más de Reus

Un cuento para unos niños muy especiales

La iniciativa ‘Com anar sols per la vida’ del Institut Escola Pi del Burgar cumple diez años y lo celebran con la edición de un relato en homenaje a sus alumnos

RHEBECA MARCARI JUSTINO

Whatsapp
1901_reus_escola_pi_del_burgar_

1901_reus_escola_pi_del_burgar_

El trabajo que ejercen los profesionales dedicados a la enseñanza de niños con necesidades especiales suele pasar desapercibido, pero es fundamental para cualquier sociedad que pretenda ser inclusiva. Entre bambalinas, estos profesores trabajan con mucho empeño para que sus alumnos puedan alcanzar una mayor autonomía y valerse por sí mismos en las tareas cotidianas de la vida.

Con este objetivo en mente nació ‘Com anar sols per la vida’, un proyecto que lleva diez años en los pasillos del Institut Escola Pi del Burgar de Reus y que se puso en marcha después de que se habilitara un aula SIEI en el centro, una clase de apoyo intensivo para atender a los niños con necesidades educativas especiales graves y permanentes. La iniciativa está pensada para los estudiantes de la ESO y su principal objetivo es la inclusión y el aprendizaje de los alumnos de una forma práctica, «queremos que sean competentes y autónomos en su vida e incluirlos no solo en el centro, pero en la sociedad», explica Sandra Badia, fundadora del proyecto.

Las actividades que llevan a cabo con sus pupilos son varias: desde organizar los desayunos a los profesores del centro, participar de talleres de cocina e incluso trabajar su propio huerto, todo ello para que puedan adquirir conocimientos básicos de forma vivencial. «La intención de todas las actividades y pequeños proyectos que organizamos es fomentar el aprendizaje de las matemáticas y la lengua de forma práctica y funcional, pero también que los alumnos desarrollen su autonomía y sus relaciones sociales», comenta Cristina Bargalló, también profesora del centro y colaboradora del proyecto.

Este año, con motivo del décimo aniversario de ‘Com anar sols per la vida’, ambas profesoras han decidido publicar un cuento que explique el proyecto al que tanto se han dedicado. Según comentan, la publicación del libro pretende homenajear a todos los alumnos que han pasado por sus aulas a lo largo de los años y celebrar un proyecto que ha conseguido ayudar a decenas de niños y niñas.

Sin embargo, para que el cuento saliera a flote era necesario cumplir con un presupuesto bastante elevado, así que se aventuraron a pedir al Ayuntamiento de Reus una subvención que cubriera al menos una parte de los gastos. Para su sorpresa, el consistorio accedió a darles más de la mitad de lo que necesitaban. De esta forma, para suplir el presupuesto restante, Badia y Bargalló decidieron crear, hace poco menos de una semana, un crowdfunding que está teniendo mucho éxito. Badia explica que «lo montamos para que durara un mes y medio y la sorpresa ha sido que en 48 horas hemos superado el 100% del objetivo».

Las contribuciones que sobrepasen el presupuesto establecido se utilizarán para cubrir los gastos de los actos conmemorativos de los diez años y para el proyecto porque «siempre hay nuevas actividades que poner en marcha». Además, está previsto que el cuento se publique coincidiendo con el aniversario del proyecto. Aunque debido a la pandemia las previsiones no son del todo exactas, ambas se muestran contentas de poder formar parte de una iniciativa como esta. «Estamos muy emocionadas y sin palabras porque no esperábamos una respuesta tan potente y tan rápida», expresa Bargalló.

‘Com anar sols per la vida’ ha recibido diversas menciones educativas por su innovación en la práctica pedagógica y ha demostrado que para tener éxito solo hace falta «trabajar desde la emoción y el corazón, estar implicado realmente en lo que haces y hacerlo con pasión».

El trabajo que se desarrolla a través de ‘Com anar sols per la vida’ no solo tiene un efecto en la vida de los alumnos, sino en sus familias e incluso en el propio centro. Según Badia, en general, los padres y los alumnos están muy contentos con las actividades que se organizan, «habríamos cambiado el desarrollo del proyecto si los estudiantes y los padres no estuvieran contentos».

Por otro lado, remarca que la iniciativa ha servido para sensibilizar al resto del equipo docente, algo que consideran muy positivo y esencial, «la forma de trabajar en las clases con ellos ha cambiado mucho gracias a esa sensibilización». Su trabajo en el centro durante los últimos diez años ha servido para que se establezca una cultura de inclusión también entre el resto de alumnos y ha contribuido a establecer un ambiente basado en el respeto. «Creo que lo que más ha marcado el proyecto es que durante su recorrido todos hemos ido aprendiendo, tanto alumnos como los profesores. El proyecto ha evolucionado gracias a toda la gente que se ha implicado», concluye Badia.

Temas

Comentarios

Lea También