Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un desfibrilador o un parque, ‘premios’ por reciclar bien

Baix Camp. Una iniciativa del Consell Comarcal permite a los municipios recaudar dinero por hacer bien la recogida selectiva

M.Plana/C.Bergadà

Whatsapp
Imagen de los contenedores instalados en el municipio de Maspujols. FOTO: alba mariné

Imagen de los contenedores instalados en el municipio de Maspujols. FOTO: alba mariné

Reciclar ya tiene ‘premio’ en algunos municipios del Baix Camp. Vilanova d’Escornalbou, Maspujols, L’Aleixar y Riudoms se han adherido a la Bona Brossa, una iniciativa promovida por el Consell Comarcal y Secomsa que persigue la idea de conseguir que la recogida selectiva llegue al 60% en las distintas poblaciones y, a cambio, que el ahorro que ello suponga sirva para llevar a cabo cualquier proyecto. Otros pueblos, como las Borges del Camp, Alforja y Almoster ya han iniciado los trámites para sumarse.

Hace tiempo que se penaliza con cánones la basura que no se recoge selectivamente y que se tira en vertederos controlados o se incinera y la cantidad seguirá subiendo ahora que la Unión Europea ha dado un impulso a la economía circular y la Generalitat se ha fijado como objetivo llegar al 60% de reciclaje en 2020. Ante esta situación, el Consell Comarcal decidió poner en marcha el programa —que también contempla una renovación importante de áreas de contenedores.

En el caso de Vilanova d’Escornalbou, sus vecinos recibirán 4.000 euros que han decidido invertir en instalar un desfibrilador y en hacer cursos de vida saludable. Es lo que escogieron las personas que forman parte del grupo motor. En L’Aleixar quieren destinar los 7.000 euros a un parque de salud y Maspujols gastará los 6.000 euros en mejorar la piscina municipal. Finalmente, si Riudoms consiguiera el 60% de recogida selectiva, los 25.000 euros servirían para la lucha contra el cáncer.

Los alcaldes están contentos

En los municipios donde la Bona Brossa ya está en marcha se muestran satisfechos con los resultados. «Cuanto más reciclaje, menos tasas», subraya el alcalde de Maspujols, Josep Rabascall. En su caso, el municipio se sumó a la iniciativa a principios de abril, «y la gente ya ha empezado a ponerse las pilas», señala. El reto de Maspujols es pasar del 24% de reciclaje al 60%, «y si lo conseguimos, el municipio dispondrá de 6.000 euros», subraya Rabascall. Una cantidad que surge de la disminución de la tasas a pagar si se recicla más.

Vilanova d’Escornalbou fue el primer municipio de la comarca en iniciar este proyecto incentivado por el Consell Comarcal del Baix Camp y Secomsa y, en medio año, pasó del 34% de media anual de recogida selectiva de residuos al 57%. «La gente ha reaccionado», explica el alcalde de Vilanova d’Escornalbou, Sergi Ciurana, que valora muy positivamente el proyecto. «Estoy convencido que alcanzaremos el objetivo de llegar al 60% de recogida selectiva», añade. El alcalde asegura estar «sorprendido» por la implicación de los vecinos.

En el caso de L’Aleixar, el proyecto se puso en marcha este mismo mes de mayo y, de momento, todo avanza correctamente. «En estas poca semanas, la recogida selectiva ha aumentado un 5%», explica el alcalde Antoni Abelló, que también considera que la iniciativa es muy positiva. 

Por otro lado, desde Riudoms señalan que ya se está trabajando para sumarse al proyecto. De momento, se han empezado a renovar las baterías de contenedores. Además, los alumnos de cuarto de la ESO del INS Joan Guinjoan i Gispert han decidido destinar el dinero de la Bona Brossa a la lucha contra el cáncer y ya se han establecido conversaciones con la fundación FUNCA. «Riudoms es el municipio más grande que participa en la Bona Brossa, con el proyecto más ambicioso. Queremos que sea algo importante», subraya el alcalde Sergi Pedret.

Temas

Comentarios

Lea También