Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un estudio del Hospital de Reus asegura que las operaciones contra la obesidad mórbida mejoran la salud

El ensayo demuestra que la cirugía bariátrica regenera la flora intestinal

MONTSE PLANA

Whatsapp
La doctora Fàtima Sabench y el doctor Daniel del Castillo Déjardin encabezan el estudio sobre obesidad mórbida. FOTO: FABIÁN ACIDRES

La doctora Fàtima Sabench y el doctor Daniel del Castillo Déjardin encabezan el estudio sobre obesidad mórbida. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Un estudio de la Unitat de Cirurgia Bariàtrica i Metabòlica del Hospital Sant Joan de Reus ha llegado a la conclusión de que las gastrectomías verticales (coloquialmente conocidas como ‘reducción de estómago’) mejoran la flora intestinal del paciente y, por lo tanto, también su salud, además de ayudar a adelgazar. Este extremo ya se había demostrado en el caso del bypass gástrico (intervención en la que se separa en dos partes el estómago y se desvía parte de los alimentos ingeridos a la parte final del intestino). En cambio, no se tenía claro si también sucedía en el caso de las gastrectomías verticales, en el que se extirpa un 90% del estómago.

«El hecho de desviar parte de los alimentos ingeridos del estómago a, directamente, el final del intestino provoca una serie de cambios metabólicos y reestructura la microbiota intestinal», señalan el doctor Daniel del Castillo Déjardin, director del Servei de Cirurgia del Hospital Sant Joan de Reus y director de la Unitat de Cirurgia i Laboratori Recerca Quirúrgica de la Facultat de Medicina de Reus de la URV; y la doctora Fàtima Sabench, referente en investigación quirúrgica.

La hipótesis era que los beneficios en el metabolismo también se producían con las gastrectomías verticales, por lo que se procedió a iniciar un estudio (actualmente en fase de elaboración), en el que están implicados más de una decena de doctores. El ensayo se está realizando con ratas como sujetos. «Las engordamos con lo que llamamos ‘dieta cafetería’, es decir, ‘fast food’», señalan. Un grupo de ratas han sido sometidas a una gastrectomía vertical y un segundo grupo no ha sido intervenido. Posteriormente, se analizó la flora intestinal, y se observó que las que habían sido intervenidas con una gastrectomía, su metabolismo había cambiado en un sentido positivo: su flora intestinal había mejorado, «por lo que su salud, también», añaden. El siguiente paso será hacer un bypass gástrico a un nuevo grupo de ratas y, a partir de aquí, extraer las conclusiones definitivas.

En el estudio participan seis doctores, capitaneados por Daniel del Castillo y Fàtima Sabench, además de Alicia Molina, Margarida Vives, Esther Raga y Marta París. También participan Antonio Sánchez, Joan Domènech, Elisabet Homs, Èlia Bartra, Pilar Martínez y Carla Morales Tugues. Con la primera parte del estudio, el equipo fue reconocido con un premio a la mejor comunicación en el congreso celebrado conjuntamente por la Sociedad Española de Cirurgía de la Obesidad (SECO) y la Federación Internacional por la Cirugía en la obesidad y desórdenes metabólicos (IFSO).

Imagen del equipo de encabeza la investigación. FOTO: Cedida

Más de 200 operaciones anuales

El Hospital Sant Joan de Reus es referente en cirugía bariátrica, que incluye los distintos procedimientos quirúrgicos usados para tratar la obesidad. De hecho, es el único centro hospitalario que practica este tipo de cirugía en la provincia de Tarragona. Según señala Del Castillo, en el Sant Joan se practican alrededor de 200 intervenciones de cirugía bariátrica anuales. Cabe destacar que, según cifras del Servei Català de la Salut, del total de 936 pacientes intervenidos por obesidad mórbida en Catalunya (hasta el mes de septiembre), 155 fueron en Reus, cifra únicamente superada por Bellvitge, con 160 personas operadas.

Del Castillo y Sabench aseguran haber notado un importante aumento de casos de obesidad mórbida en los últimos años. «De hecho, la OMS ya la considera la epidemia del siglo XXI», señalan. ¿La causa? Sólo un 5% de los casos son por cuestiones genéticas. La mayoría vienen dados por la poca actividad física y los malos hábitos alimenticios. «Cabe destacar que la dieta es esencial. Las personas intervenidas están acompañadas por nutricionistas», destacan.

Temas

Comentarios

Lea También