Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un expresidiario se atrinchera en un bar, agrede a la camarera y se suicida

El presunto atracador entró en el local con un cuchillo para robar. Estuvo unas tres horas encerrado y se autolesionó. La rápida actuación del SEM no evitó que falleciera en el hospital
Whatsapp
El atracador es trasladado a la ambulancia después de que el SEM lograra estabilizarlo tras sufrir una parada cardiorrespiratoria por las lesiones infligidas.  Foto: Alfredo González

El atracador es trasladado a la ambulancia después de que el SEM lograra estabilizarlo tras sufrir una parada cardiorrespiratoria por las lesiones infligidas. Foto: Alfredo González

Un hombre de 50 años de edad, de nacionalidad española y vecino de Reus, murió ayer por la tarde a consecuencia de las graves lesiones que se produjo él mismo tras intentar atracar un bar situado en el passeig Misericòrdia y agredir gravemente a la camarera en la cabeza. Además, el presunto asaltante se atrincheró en un falso techo que tiene el local durante más de dos horas.

Fue necesaria la intervención de varios agentes de la dotación ARRO de los Mossos d’Esquadra y de los bomberos para que saliera de su escondite en estado muy grave. Un equipo del Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM) logró estabilizarlo a pie de la calle pero, finalmente, falleció minutos después en el Hospital de Reus. La empleada del local está fuera de peligro.

Según pudo saber el Diari, el hombre hacía pocos días que había salido de la cárcel y tenía antecedentes policiales de todo tipo, entre ellos, delitos por robo con fuerza. El amplio dispositivo policial que se activó, una decena de coches y dos furgonetas de los Mossos, más la presencia de los bomberos y tres ambulancias del SEM obligó a cortar el tráfico en los dos sentidos de la marcha del paseo durante unas tres horas y levantó una gran expectación en el barrio. Los vecinos siguieron con mucha atención las evoluciones con caras de consternación y sin poder comprender los motivos de lo sucedido.

Los hechos se iniciaron sobre las tres y media de la tarde cuando la Guàrdia Urbana recibió el aviso de unos vecinos alertándoles de que se escuchaban gritos de auxilio. La primera dotación que se personó en el bar La Trobada se encontró con el presunto asaltante dentro del local, armado con un cuchillo y con la camarera ensangrentada por las heridas.

La rápida actuación junto con otros agentes logró que la mujer pudiera salir del establecimiento por su propio pie. Fue entonces cuando el agresor empezó a lanzar todo tipo de objetos (sillas, botellas, vasos...) contra los agentes, destrozando el bar, antes de esconderse en un falso techo que había funcionar como almacén.

A partir de ese instante se activó a los ARRO, que entraron al bar fuertemente armados para evitar que les dañaran los objetos lanzados. Fuentes de los Mossos explicaron que el atracador pidió la presencia de unos familiares para intentar mediar en la situación. Estos se personaron en el bar pero no lograron que abandonara su refugio. El hombre llevaba ya más de dos horas en el local.

Acto seguido fue cuando se empezaron a apreciar unas manchas de sangre en el techo. Según las mismas fuentes, el hombre se infligió varios cortes con el cuchillo por todo el cuerpo, sobre todo en el cuello y las muñecas. Los bomberos fueron los encargados de sacarle y acostarle en una camilla situada justo en la entrada del recinto. Allí mismo, los trabajadores del SEM lograron estabilizarle con éxito a pesar de presentar una parada cardiorrespiratoria por las graves lesiones que se había producido. Una vez dentro de una de las ambulancias del SEM fue trasladado al hospital donde habría fallecido. No se pudo confirmar si la muerte se produjo en el mismo centro hospitalario o en la ambulancia. La investigación policial que se abrió ayer seguirá su curso en los próximos días para esclarecer los hechos acontecidos.

En total, el dispositivo contó con una decena de coches patrulla, dos furgonetas de los Mossos, un gran número de agentes tanto de la policía catalana como de la Guàrdia Urbana, una unidad de los Bombers de la Generalitat y tres ambulancias del SEM.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También