Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un hombre con un cuchillo provoca el pánico cerca de un colegio de Reus

El portador del arma blanca se había discutido horas antes con otro en las puertas del colegio Maria Rosa Molas

Jordi Cabré-Francesc Gras

Whatsapp
La presencia del hombre con el arma blanca en la calle Mare Molas de Reus provocó escenas de pánico.

La presencia del hombre con el arma blanca en la calle Mare Molas de Reus provocó escenas de pánico.

Un vecino de Reus, vestido con una chaqueta militar, sembró el pánico ayer por la tarde en la calle Mare Molas de Reus, muy cerca de las puertas del Col·legi Maria Rosa Molas. Desde el centro se ha remarcado que el incidente no ocurrió enfrente de sus instalaciones y que los implicados nada tienen que ver con el personal y familias que acuden al centro.

Este ciudadano de origen rumano llevaba escondido bajo la chaqueta un arma blanca que parecía un sable. Según algunos testigos una espada japonesa o sable, aunque fuentes de los Mossos d'Esquadra señalan que el arma blanca en cuestión era un cuchillo grande y no un tipo de espada.

La historia se remonta a la mañana de ayer miércoles cuando el portador del arma blanca y otra persona, se habrían discutido a las puertas del colegio.

Mossos d'Esquadra medió entre las dos partes y el conflicto se resolvió. No hubo detenidos

La discusión verbal no pasó a mayores hasta que hubo segunda parte alrededor de las 17 horas, a la salida de los alumnos de la escuela. 

Según algunos testigos, un hombre llevaba escondido bajo una chaqueta militar esta arma afilada y tenía sangre en la hoja metálica.

El hombre buscaba al otro con el que se había discutido y habían oído amenazas de muerte a la altura de la calle Mare Molas con el Passeig Prim.

Las patrullas de la Guàrdia Urbana como las de Mossos no tardaron en llegar. El hombre del arma blanca se había marchado del lugar y a pesar del dispositivo de búsqueda, no se encontró en un primer momento. Se sospechó que se había escondido en unos bloques abandonados de una calle cercana.

La persona que había discutido con la portadora del arma blanca se dirigió a los Mossos para explicar la versión de los hechos. Según fuentes de la policía autonómica, se activó a los agentes de la Unitat de Mediació y se solucionó el tema entre ambos.

Las mismas fuentes consideran exagerada la versión de la espada, aunque otras mantienen que el hombre portaba un sable debajo la chaqueta y que gritó amenazas de muerte tanto al hombre con el que se había discutido como a algunos de los menores.

Temas

Comentarios

Lea También