Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un mandato repleto de deberes para el nuevo alcalde de Reus

El hospital o la contrata de la basura son dos de los temas que deberá afrontar el nuevo gobierno. Las elecciones deciden hoy si Pellicer repite o si se impone una nueva correlación de fuerzas    

F.G

Whatsapp
Los reusenses escogen hoy quién ocupará la alcaldía de Reus. FOTO: Pere Ferré

Los reusenses escogen hoy quién ocupará la alcaldía de Reus. FOTO: Pere Ferré

Llegó el gran día. Tras la agotadora campaña, la gran batalla por la alcaldía de Reus se libra hoy más incierta que nunca. Muchos son los interrogantes que siguen abiertos en los comicios más concurridos de la historia en la capital del Baix Camp. Hasta 12 partidos estarán presentes en las urnas con el objetivo de lograr los mejores resultados posibles. Al frente de todos ellos Junts per Reus, el partido del actual alcalde, Carles Pellicer, que los electores decidirán si continúa un mandato más o se impone una nueva correlación de fuerzas.  

Durante estos días, el resto de los grandes partidos han estado presentando candidatura. Algunos como ERC y PSC espoleados por los grandes resultados obtenidos en las generales, mientras que otros, como Ara Reus, subrayando el valor del municipalismo. También los cupaires están a la expectativa después de que en 2015 lograran unos espectaculares seis concejales. PP y Cs cierran el apartado de los grandes partidos, mientras que entre los aspirantes también se han presentado candidatura. Entre ellos están las opciones de Entre Veïns, Primàries Reus, Dcide, En Comú Podem Reus y Vox.

Son las elecciones más inciertas y concurridas de  la historia con 12 partidos participantes

Resultados al margen, y con la posibilidad nada descabellada de que resulte un consistorio todavía más fraccionado, los pactos postelectorales se presentan determinantes. Ahora bien, lo que sí es seguro es que el nuevo gobierno municipal que surja de las urnas tendrá un mandato repleto de deberes. Alguno de ellos, además, deberán afrontarse de forma inmediata. Se trata, por ejemplo, del nuevo contrato de la recogida de la basura después de que el último pleno municipal de este curso aprobara su prórroga. Sin duda, se trata de una cuestión de gran relevancia, ya que se trata de uno de los contratos más importantes que firma el Ayuntamiento de Reus.
No menos importante es la gestión del Hospital Sant Joan una vez anunciada su compra por parte del CatSalut a finales de este año. En caso de hacerse efectiva, todo apunta a que se retrasará varios meses, comportará una necesaria adecuación para el modelo sanitario de la ciudad. Y sin perder de vista que ya está en marcha el traslado del Centre Mèdic Quirúrgic (CMQ) a las antiguas dependencias del hospital en la calle Sant Joan.

Vivienda social

Una de las problemáticas que más preocupan a distintos barrios de la ciudad está relacionada con la ocupación ilegal de pisos y la falta de vivienda social. Relacionada con la primera de las cuestiones, y a pesar del poco margen de acción que tienen los consistorios, durante la campaña electoral se ha expuesto la necesidad de ampliar la plantilla de la Guàrdia Urbana, mientras que en materia de vivienda social todas las formaciones se han comprometido a ampliar el parque de vivienda pública que hay en la ciudad y que es insuficiente.

Otras dos cuestiones que se plantean como prioritarias a lo largo de este mandato es la conexión de los barrios de la ciudad con el centro a través de acciones urbanísticas (como la pasarela entre el barrio Gaudí y el paseo Mata) o de mejoras en el servicio del autobús municipal. Y después está la peatonalización de las calles del núcleo antiguo y de algunas arrabales con la finalidad de dinamizar el comercio de proximidad.

Temas

Comentarios

Lea También