Más de Reus

Un reusense en el ala oeste de la Moncloa

Gobierno. El nuevo secretario de Estado de Comunicación es un político que se mueve con soltura en el ecosistema de la información

JOSEP CRUSET

Whatsapp
Francesc Vallès, durante la campaña de las elecciones municipales de 2015, en las que fue el alcaldable del PSC en Reus. foto: alba mariné/DT

Francesc Vallès, durante la campaña de las elecciones municipales de 2015, en las que fue el alcaldable del PSC en Reus. foto: alba mariné/DT

Aquel 2012 fue un año convulso para los socialistas reusenses, que venían de perder la alcaldía de la ciudad y afrontaban un difícil proceso de reconstrucción. La elección del entonces diputado Francesc Vallès como primer secretario de la agrupación local y futuro alcaldable desencadenó la dimisión de la portavoz del PSC en el Ayuntamiento, Teresa Pallarès, que había asumido las riendas del grupo municipal tras el naufragio de 2011 y la renuncia al acta de concejal del exalcalde Lluís Miquel Pérez. Pallarès no tardó en ser fichada para un cargo relevante en el sector privado: directora general de la Associació Empresarial Química de Tarragona.

Por su parte, Vallès no logró revertir la dinámica negativa del partido y, tras los malos resultados obtenidos en las municipales de 2015, abandonó la política activa un año después. También fue reclutado por la empresa privada, como responsable del área de Regulatory & Public Affairs de la consultora Hill+Knowlton Strategies. «Es un especialista que se ocupa de agendas complejas y gestiona y ejecuta estrategias efectivas de relaciones institucionales», reza su perfil profesional en la agencia.

Una década después de aquel desencuentro, los destinos políticos de ambos se sitúan en las antípodas. Francesc Vallès ha pasado a formar parte del círculo más estrecho de colaboradores de Pedro Sánchez y Teresa Pallarès del de Carles Puigdemont. Pallarès es una de las personas de confianza del expresidente de la Generalitat en el exilio, la secretaria de finanzas de su partido y acaba de ser nombrada delegada territorial del Govern en el Camp de Tarragona. Vallès es el nuevo secretario de Estado de Comunicación del Gobierno de España.

En el núcleo duro

Para explicar el calado político del cargo podemos recurrir a aquella serie televisiva titulada El Ala Oeste de la Casa Blanca, en la que el presidente de EEUU regía los destinos de su país con la ayuda del pequeño grupo de hombres y mujeres de su gabinete. Si en vez de seriales americanos miramos los que produce el Palacio de la Moncloa, el resultado es aún más ilustrativo. Todos los analistas coinciden en que los tres nombres fuertes del nuevo equipo de Sánchez son Félix Bolaños, ministro de la Presidencia, Isabel Rodríguez, ministra portavoz del Gobierno, y Oscar López, director del gabinete del presidente. Así las cosas, Vallès será la cuarta pata de ese núcleo duro, porque depende orgánicamente de Bolaños, deberá trabajar con Rodríguez y el mentor que lo ha traído a la Moncloa es López.

El secretario de Estado de Comunicación es el encargado de pilotar la estrategia comunicativa del Gobierno y las relaciones con los medios, funciones que lo convierten en un puesto de lo más parecido a la silla eléctrica. Quizá por ello, el salario que percibe es el más alto de los que se pagan en Moncloa –118.131 euros en 2020–, superior incluso al del presidente del Gobierno.

Fue Rubalcaba quien adscribió la política comunicativa gubernamental al Ministerio de la Presidencia. Con Felipe González, el cargo era una subsecretaría, hasta que en 1996 Aznar elevó a Miguel Ángel Rodríguez al rango de secretario de Estado. En estos 25 años, desde el susodicho MAR al último cesante, Miguel Ángel Oliver, diez personas han ocupado la plaza, con lo que la media de permanencia es de sólo dos años y medio, y eso que la titular en la etapa de Rajoy, Carmen Martínez Castro, tuvo una vida laboral inusitadamente larga.

Sánchez pone a un político

La mayoría de secretarios de Estado han sido periodistas o procedían de la órbita de los medios de comunicación, pero la decisión de Pedro Sánchez de incorporar a Francesc Vallès revela la intención de darle al puesto un carácter mucho más político –veremos si también mayor protagonismo público–, de cara a afianzar el relato y las posturas del Gobierno durante los dos años que restan de legislatura.

Más allá de su larga experiencia en el Congreso como diputado del PSC por Tarragona durante 12 años, muchos pueden preguntarse qué hace un profesor catalán de Derecho Constitucional gestionando el avispero de la comunicación en Madrid. Los periodistas que hemos tratado a Vallès en las distancias cortas sabemos que todo lo referente a la relación con la prensa y el tratamiento y administración de la información no le resulta un territorio extraño. Todo lo contrario. Es un ecosistema que explora con avidez.

Temas

Comentarios

Lea También