Más de Reus

Un ‘scrabble’ de dos años

Política. El ecuador de la legislatura pone en evidencia que el socio mayoritario del gobierno municipal es hoy el políticamente más débil

JOSEP CRUSET

Whatsapp
La vicealcaldesa Noemí Llauradó y los concejales de ERC, durante el acto de balance de la mitad de la legislatura. FOTO: Alfredo González

La vicealcaldesa Noemí Llauradó y los concejales de ERC, durante el acto de balance de la mitad de la legislatura. FOTO: Alfredo González

El Scrabble es un popular juego de mesa que se basa en la construcción de palabras sobre las casillas de un tablero. Las palabras se forman horizontal y verticalmente, pueden cruzarse y puntúan en función del valor de las letras empleadas y de su posición en el tablero. Algunos de los nombres que van a dar juego en el Scrabble municipal de los próximos dos años ya están sobre la mesa, aunque falta saber cómo combinarán y puntuarán. Por ahora, las fichas de unos parecen más difíciles de jugar que las de otros.

Como es obligatorio comenzar el juego utilizando la casilla central marcada con una estrella, en un Scrabble dedicado a las futuras elecciones municipales en Reus, ese espacio lo ocupa por derecho propio un nombre de ocho letras: Pellicer (Carles). El actual alcalde está sólo en el centro del tablero –más sólo que nunca, tras la fractura en Junts–. De momento, juega al despiste sobre la posibilidad de volver a presentarse en 2023 y su único movimiento reciente ha sido entrar en la dirección nacional del PDeCAT con el equipo de Àngels Chacón.

Otro nombre de ocho letras ha saltado al tablero y ha cobrado relevancia esta semana: Pallarès (Teresa). La actual concejal de Economia, Coneixement i Habitatge y diputada al Parlament será la delegada del Govern de la Generalitat en el Camp de Tarragona. Un nombramiento que confirma la superación de sus problemas de salud y la confianza que Carles Puigdemont mantiene en su persona. ¿Le servirá de plataforma para aspirar a la alcaldía de Reus por JxCat? Veremos.

La formación de Puigdemont aporta otro nombre a la partida: Vilella (Montserrat). La segunda teniente de alcalde y concejal de Benestar Social ha sido elegida representante del Baix Camp en el Consell Nacional de Junts x Catalunya, juntamente con Josep Maria Cruset. Vilella será la referencia reusense en la estructura territorial del partido, lo que la refuerza como hipotética alcaldable si llegado el momento optase por dar el paso. Pellicer, Pallarès y Vilella son tres palabras que habrá que ver si acaban confirmándose, combinándose o combatiéndose.

Más nombres que aparecen en otros lados del tablero: Guaita (Sandra). La diputada al Congreso por el PSC renunció recientemente a su acta de concejal para centrarse en su labor parlamentaria, pero eso no la excluye como una de las bazas socialistas para encabezar la próxima lista municipal. Más bien la potencia, llegado el caso.

El único sector del tablero donde el despliegue y combinación de nombres está avanzado son las casillas correspondientes a ERC. Esta semana, los republicanos han hecho balance del ecuador de la legislatura desde la posición ventajosa que les otorga la conjunción de fortalezas propias y debilidades ajenas. Un contexto favorable en el que hay que incluir el hito de la recuperación de la presidencia de la Generalitat.

En estos momentos, el discurso y la estrategia de la vicealcaldesa Llauradó (Noemí) y su equipo no pueden ser contrarrestados con las mismas armas por su socio mayoritario a consecuencia de la ruptura entre JxCat y el PDeCAT, que han pasado a ser formaciones distintas con intereses propios y antagónicos. Aunque mantengan la unidad de acción en el gobierno local, el debilitamiento político mutuo es evidente. Por contra, ERC conforma el grupo político más coral del Ayuntamiento.

Candidatos

Juega también a favor de los republicanos disponer ya de una candidata in pectore de cara a las próximas municipales, mientras casi todos sus rivales tienen el nombre del alcaldable aún por decidir. En el espectro del centro-derecha soberanista reusense esta es una cuestión crítica, habida cuenta del peso del factor Pellicer en su última victoria electoral.

El tercer socio del pacto de gobierno, Ara Reus, es el otro jugador que da por descontado que Rubio (Daniel) es el nombre por el que apostar. En cualquier caso, lo importante en todo juego no es cómo empieza, sino cómo acaba. Y una partida a dos años es muy larga, y más si va de política y se disputa en la Catalunya actual.

Posdata para los interesados en el Scrabble: según el valor de las letras que los componen, el apellido que más puntúa entre los citados en este artículo es Pellicer, tanto en la versión catalana como castellana del juego.

Temas

Comentarios

Lea También