Un sentido ‘adiós’ para los Pares Paüls de Reus

La comunidad ha celebrado este mediodía su última misa en Reus. Se ven obligados a dejar, de momento, la ciudad por la falta de vocaciones

Montse Plana

Whatsapp
Mn. Josep Maria Biosca despidiéndose de algunos fieles, tras la ceremonia.  FOTO: Alfredo González

Mn. Josep Maria Biosca despidiéndose de algunos fieles, tras la ceremonia. FOTO: Alfredo González

Los Pares Paüls (Congregación de la Misión) se despiden de Reus y Reus se despide de los Pares Paüls. Se cierran (al menos por ahora) más de 250 años de historia. Y es que este mediodía han celebrado su última misa en la ciudad, en la iglesia de Sant Vicenç de Paüls, ubicada en la calle Jovellanos, donde también residían las Germanes de la Caritat. A pesar de todo, Josep Maria Biosca, superior de la comunidad de los Paúles, dejaba claro de que «no es un ‘adiós’ para siempre». Él se muestra optimista cara el futuro «porque quizás más adelante se pueda volver a abrir la iglesia, pero ahora, tengo 91 años y ya no puedo seguir adelante. Ahora me voy a Barcelona para integrarme en otra comunidad».

La de Sant Vicenç de Paüls era la única iglesia que actualmente atendía la congregación, después de que en 2018 abandonaran la parroquia de la Immaculada Concepció. La capilla se queda ahora cerrada, en silencio. El motivo: la falta de vocaciones. La iglesia se ha llenado de fieles, pero eso sí, manteniendo las distancias, gel hidroalcohólico en las entradas y todos con mascarilla. Ha sido una ceremonia sentida. Especial porque precisamente era la festividad de Sant Vicenç de Paüls. «Reus ha tenido una tradición muy especial. Han pasado muchos años desde nuestros inicios, cerca de la estación de trenes. Ha pasado mucha gente y el último soy yo. Dieciocho años sirviendo», ha dicho Josep Maria Biosca.

Ha sido una celebración de más de una hora de duración, y muy sentida por parte de los fieles. Algunos no han podido aguantar la emoción y se ha escapado alguna lágrima. Y es que la iglesia contaba con una nutrida comunidad de creyentes que habitualmente iban a misa. Ahora, las opciones más cercanas que tendrán son las de Sant Joan, en la avenida Prat de la Riba; y Sant Francesc, en la calle de Misericòrdia. Al finalizar la misa, muchos han sido los que se han acercado a Biosca para agradecerle la tarea realizada. Él les sonreía y les devolvía el agradecimiento. Otros, se han arrodillado ante el altar o han sacado los móviles para sacar algunas fotos. El espacio se ha ido vaciando, hasta, que por última vez, las puertas de la iglesia de Sant Vicenç de Paüls de Reus se han cerrado.

Llegaron a Reus en 1758

En el mes de febrero de 1758 llegaron los Pares Paüls en la capital del Baix Camp. Se instalaron donde actualmente hay el paseo de Mata y en 1786 llegaron los seminaristas y personal docente para iniciar las tareas como seminario. La historia de la congregación en Reus ha ido de la mano de los acontecimientos históricos. En la Guerra del Francés, por ejemplo, tuvieron que abandonar las instalaciones y destinarlas a hospital. Igual pasó en 1821 con la ‘fiebre amarilla’. Su espacio también fue confiscado en 1834 con la llegada al poder del régimen liberal. Tras la Guerra Civil, la Casa de la Caritat pasó a instalarse en la calle de Santa Paula, esquina con la calle de Jovellanos (actual iglesia), desde donde han seguido realizando su tarea hasta ayer.

Temas

Comentarios

Lea También