Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un tenso pleno aprueba iniciar los trámites para que el Mas Mainer se llame Parc de l'1 d'Octubre

La moción sobre el nuevo espacio verde del barrio Niloga prospera con los votos a favor del PDeCAT, ERC y la CUP. Ahora deberá ser la Comissió de Denominació de Vials la que estudie la medida

Francesc Gras

Whatsapp
Los dos concejales de la CUP, Marta Llorens y Oriiol Ciurana, ha su llegada al pleno municipal. Foto: A. Mariné

Los dos concejales de la CUP, Marta Llorens y Oriiol Ciurana, ha su llegada al pleno municipal. Foto: A. Mariné

El último pleno del año en el Ayuntamiento de Reus ha sido uno de los más tensos del este curso político. Y todo por la moción presentada por ERC y la CUP que quiere llamar Parc de l’1 d’Octubre a la zona verde de Mas Mainer. Una petición surgida del Comitè de Defensa de la República de Reus (CDR) para recordar los hechos del 1-O y que, al final, ha sido aprobada con el apoyo del PDeCAT. De esta forma, el Ayuntamiento iniciará en breve los trámites para estudiar si esta área del barrio Niloga, en la avenida 11 de Setembre, cambia definitivamente de nombre.

La presentación de la moción ha derivado en un duro intercambio dialéctico entre independentistas y constitucionalistas (con Ara Reus en medio) que ha terminado con los concejales del Partido Popular abandonando el salón de plenos y el público aplaudiendo a los cupaires. Una situación que ya se había producido antes de iniciar la sesión cuando los ediles Marta Llorens y Oriol Ciurana se han sentado en sus escaños.

El primer rifirrafe ha surgido tras la intervención del concejal de Ara Reus, Dani Rubio, que ha anunciado que su partido se abstendría porque «no le gustaría que la denominación de las calles se hicieran en beneficio de la política». Pero lo que más ha encendido los ánimos de los miembros de la CUP ha sido cuando se ha dirigido a ellos tachando la moción de conflictiva y les ha aconsejado que hagan más casos a sus abogados, en clara referencia a lo ocurrido con las detenciones de algunos de ellos. Unas palabras que han sido contestadas por la concejal cupaire, Mariona Quadrada, que le ha tachado de mentiroso y le ha recriminado que su formación «no hace política y hoy se ha hecho cómplice del bloque del 155». 

Imagen del día de las acción que llevaron a cabo los CDR hace semanas. Foto: DT

Por su parte, desde el PP y Cs se han mostrado totalmente en contra de la medida y la han rechazado de forma enérgica. «Es un nombre que divide a la sociedad», ha declarado el portavoz de los populares, Sebastià Domènech, quien ha añadido que «la mayoría de reusenses no lo quiere». Mucho más contundente se ha mostrado la concejal de C’s, Pepa Labrador, que ha argumentado que el 1-O «permanecerá en la memoria colectiva pero porque se atacaron las instituciones y se ocuparon colegios».

Además, también ha señalado que la moción «sólo quiere profundizar en el victimismo» y ha recordado que su partido «barrió» a los independentistas en las pasadas elecciones. Unas palabras que han generado un gran malestar entre el público y han obligado al alcalde de Reus, Carles Pellicer, ha tener que intervenir en más de una ocasión para calmar los ánimos. Mariona Quadrada ha respondido a los ediles de C’s tachando sus intervenciones de «populistas» y asegurando que la fractura social «la genera el hecho de que haya gente que no tenga calefacción».   

La votación definitiva

Con la moción aprobada, ahora deberá ser la Comissió de denominació de vials del Ayuntamiento, integrada por cargos políticos y técnicos municipales, la que decida la viabilidad del nuevo nombre para la zona verde de Mas Mainer. Tras sus valoraciones, será el pleno el que deberá decidir, y ahora ya de forma definitiva, si bautiza la zona como Parc de l’1 d’Octubre.

Temas

Comentarios

Lea También