Más de Reus

Una década del viaje al nuevo Hospital Sant Joan

La mirada ganxeta. De la calle Sant Joan a Bellissens. Diez años después, el traslado 
de los pacientes sigue vivo y se recuerda como otro hito histórico

FRANCESC GRAS

Whatsapp
Francesc Gras. Foto: DT

Francesc Gras. Foto: DT

L a sanidad en Reus viene acumulando más polémicas que buenas noticias. Algo nada extraño si se tiene en cuenta la tormenta perfecta instalada estos últimos años alrededor del Hospital Sant Joan. Primero con el estallido del caso Innova y, después, por sus dificultades económicas. De hecho, el hospital ha vivido desde 2016 condicionado por un déficit estructural imposible de revertir y que ya acechaba las arcas municipales. Pero la situación es bien distinta en la actualidad. Su traspaso a la Generalitat, ejecutado finalmente el año pasado, ha aportado tranquilidad financiera al consistorio aun perdiendo lo que se conocía como la capitalidad sanitaria del sur de Catalunya.

La trascendental venta del hospital al CatSalut coincidió el año pasado con otro hecho histórico. Tres meses atrás, un 19 de diciembre de 2020, se cumplieron diez años del traslado al imponente edificio de la avenida Bellissens. Y con lo del traslado me refiero a la literalidad de la palabra: transportar a los pacientes que estaban ingresados en la calle Sant Joan a las nuevas dependencias hospitalarias.

Una década después, todavía recuerdo aquel día como algo excepcional. De hecho, se organizó un espectacular operativo sanitario que involucró a más de 700 personas y una docena de ambulancias. Una imagen impactante sólo igualada por el hecho de ver, por primera vez, como el edificio de la calle Sant Joan se quedaba vacío. Otra de las cosas sorprendentes de aquella jornada fue cómo se logró trasladar sin inconvenientes a 167 pacientes en ocho horas. Por razones informativas hice uno de los viajes subido en una ambulancia acompañando a una de las pacientes.

Una docena de ambulancias participó del histórico traslado de pacientes al nuevo hospital. FOTO: A. Mariné

Recuperando la crónica de aquel domingo de diciembre de 2010 recordé que el trayecto se llevó a cabo con poco más de seis minutos de tiempo y que el dispositivo no comprometió el tráfico de la ciudad. También recogía que para muchos «era un día para la historia». De la misma forma lo recuerdan, una década después, las sanitarias implicadas en el reportaje elaborado por el Diari. Por ejemplo, la responsable de Enfermería de Hospitalización Quirúrgica, Montse Estivill, explica: «Estuvimos cerrando el hospital y lloramos muchísimo. Imma Grau (directora de Enfermería del Sant Joan) y yo nos quedamos a dormir en el viejo hospital organizando la logística. Fuimos a dormir a las tres y a las siete ya estábamos trabajando. Fue una experiencia muy dura pero muy bonita».

Otro éxito de aquella jornada fue que ese mismo día ya se intervinieron a varios pacientes en el nuevo Hospital Sant Joan. La primera intervención fue una operación oncológica que al mediodía ya había finalizado.

Otro traslado en tiempos de Covid

Sin tener comparación posible, no deja de ser curioso como la historia se ha repetido de forma inversa años después. Convertido ahora en el Centre Mèdic Quirúrgic (CMQ), y en un contexto marcado por el coronavirus, en abril del año pasado las dependencias de la calle Sant Joan acogieron de nuevo pacientes. En este caso, procedentes del sociosanitario del hospital con el fin de ganar espacio para atender a los contagiados por Covid. Un operativo más traumático por lo que representó y que esperemos no tenga que repetirse nunca más por culpa de una pandemia.

Temas

Comentarios

Lea También