Una experiencia basada en el esfuerzo y el aprendizaje

Casa Borrull llegó a los 100 años en 2019 y este 2021 recibirá el Premi Centenari de la Generalitat

C. VALLS

Whatsapp
0811_reus_borrull_

0811_reus_borrull_

Evolución y dedicación son las palabras que podrían resumir mejor la trayectoria de Casa Borrull. El negocio familiar reusense, que llegó a los 100 años en 2019, ha logrado obtener el Premi Centenari de la Generalitat. El galardón les será entregado este mes de noviembre y se trata de la vigésima edición del certamen. «Optamos por el premio en 2019 sin éxito, el asunto se detuvo por la pandemia en 2020 y este año nos volvimos a presentar y lo logramos», explica Carles Borrull, quien junto a su hermano Quim y su mujer Cori Baraut han sacado adelante la carnicería, junto con un «gran equipo» de trabajadores al frente.   

Están contentos porque esto supone «un reconocimiento para la familia, a nuestros padres que nos han enseñado una forma de trabajar, amor por el oficio y a la clientela», completa. Pertencen a la tercera generación que lleva el establecimiento y sus inicios se sitúan en dos lugares: Reus y Ulldemolins.

«Una de las hermanas de nuestra abuela compró una carnicería en Reus, allí vendía, mayoritariamente, cordero; y, por otro lado, estaba nuestra abuela, que en Ulldemolins abrió una tocinería. Con el tiempo, ambos negocios se fusionaron, por así decirlo», rememora. Empezaron, como es natural, de forma artesanal, con las herramientas de la época. Carles nombra las balanzas con las que pesaban la carne y que, cuando había que hacer cálculos aproximados, «tenía la habilidad de atinar muy fácilmente». «Las máquinas de embutido y trinchado, así como las frigoríficas, revolucionaron la forma de trabajar en el negocio», destaca.

Hay muchas cuestiones que han mejorado con el tiempo, dice Borrull. «La calidad de la carne, por ejemplo. La sociedad también ha aprendido a comer mejor o, al menos, se preocupa mucha más po tener buenos hábitos y comprar productos saludables», sostiene. La formación es otro aspecto potenciado.

Momentos ‘buenos y malos’

El secreto para lograr cumplir 100 años, determina, «se reduce a dedicar mucho esfuerzo». «Hemos pasado por momentos buenos y malos. En 2009 teníamos entre 30 y 35 trabajadores y tras la crisis quedó una quincena. Hemos luchado mucho los últimos 15 años. Creemos que seguimos activos por el trato que damos al cliente y la calidad del producto. Además, tenemos servicio de reparto a domicilio en Reus y en verano repartimos a Salou, Cambrils, Vilafortuny y Riudoms», señala.

Los productos que caracterizan a Casa Borrull son sus botifarres y longanizas sin conservantes ni colorantes. Tampoco se quedan atrás sus hamburguesas, que «podemos hacer de pollo, de cerdo o de ternera; también las hemos hecho con manzana o con cebolla, verduras, espinacas, setas, etc.», enumera. Las tendencias vegetarianas y veganas también las contemplan con algunos productos. 

Asegurar el relevo generacional, dice, «nunca es fácil». «Nosotros consideramos a muchos de nuestros trabajadores familia y creemos que si, el día de mañana, asume el relevo uno de ellos, estaremos tranquilos», constata.  

Temas

Comentarios

Lea También