Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una mujer de 90 años espera casi 5 horas el traslado del hospital a casa

La paciente, que había recibido el alta y es diabética, estuvo en la zona transfer del Sant Joan hasta que llegó la ambulancia. La familia presentará queja por la atención recibida durante la espera y por la tardanza del transporte

Joan Morales

Whatsapp
Una ambulancia de la compañía Egara, ayer por la mañana en la puerta del Sant Joan.  FOTO: Alba Mariné

Una ambulancia de la compañía Egara, ayer por la mañana en la puerta del Sant Joan. FOTO: Alba Mariné

Una mujer diabética de 90 años de edad tuvo que esperar el pasado jueves casi cinco horas en el Hospital Sant Joan de Reus para que una ambulancia la viniese a recoger para llevarla a casa, una vez recibida el alta hospitalaria. La larga espera tuvo lugar en el ‘transfer’, un espacio que el hospital tiene habilitado en su subterráneo para los pacientes que no tienen medios para desplazarse hasta casa o tienen que ser transportados a otros centros.

La familia de la mujer mayor extenderá su queja tanto al Hospital Sant Joan de Reus, por considerar que la atención recibida durante la espera no fue la más idónea, como a Ambulancias Egara, encargada del transporte, y al CatSalut. Lourdes Carrión ha explicado al Diari que «estamos muy molestos, tanto por el servicio de ‘transfer’ del hospital, como por el excesivo tiempo que tardó la ambulancia en venir a recoger a mi madre».

La paciente, según relata su hija, recibió el alta médica «a las nueve de la mañana, y a las once y cuarto ya estábamos en el ‘transfer’, donde tuvimos que esperar hasta las 16.26 horas a que la ambulancia recogiese a mi madre y a otras cuatro personas». Lo peor del caso, según Lourdes, «es que el tiempo que estuvimos allí a mi madre no le dieron nada de beber ni de comer. Ella tiene 90 años y es diabética, por lo que no es normal tener a una persona  con esta enfermedad hasta pasadas las cuatro de la tarde sin comer desde primera hora de la mañana, que desayunó un vaso de leche en la habitación».

Lourdes se sintió «en tierra de nadie», porque cuando se dirigió para quejarse a un trabajador del hospital que había allí la respuesta fue que «mi madre ya tenía el alta y el hospital no podía responsabilizarse de ella». Por otro lado, la familia de esta mujer también está muy molesta por el tiempo de espera, «excesivo» según su hija, quien añade que «no creo que sea muy normal tardar casi cinco horas en pasar a recoger a personas mayores para llevarlas a casa».

Solucionar el problema

Desde el Hospital Sant Joan de Reus aseguran ser «conscientes de que se producen demoras con las ambulancias y estamos trabajando con los responsables del servicio para intentar solucionar el problema. Paralelamente, estamos estudiando la manera de poder atender más confortablemente a las personas que tienen que esperar». Estas mismas fuentes lamentan «las molestias causadas a la paciente y analizaremos los motivos que las hayan podido causar».

Por su parte, desde Ambulancias Egara recordaban al Diari que «estamos hablando de un caso de transporte no urgente. Recibimos el aviso a las 11.46, la ambulancia fue asignada a las 15.32 y a la mujer se la recogió a las 16.26 horas, todo dentro del plazo normal».

Recortes de recursos

Esta opinión contrasta con la del comité de empresa de Ambulancias Egara, cuyas fuentes consultadas recordaban que «este caso no es puntual, sino que es algo que pasa habitualmente por dos motivos. Por un lado está la época de gripe que hace aumentar los servicios, pero también está el recorte de recursos en el transporte sanitario. En el no urgente se han modificado los turnos de trabajo y se ha reducido alguna ambulancia en los turnos de tarde y noche. Sobre todo por la tarde, tenemos menos recursos que antes y eso acaba repercutiendo negativamente en la tardanza excesiva en los servicios».

Temas

Comentarios

Lea También