Más de Reus

Reus Tecnología

Una veintena de plazas en Reus se conectarán al wifi público a principios de 2022

Son 17 nuevos puntos en la calle que permitirán al ciudadano usar internet con el servicio municipal, abierto y gratuito

MÓNICA PÉREZ

Whatsapp
Uno de los postes indicativos de la cobertura del Reus Wifi, instalado en la plaza del Condesito.  FOTO: FABIÁN ACIDRES

Uno de los postes indicativos de la cobertura del Reus Wifi, instalado en la plaza del Condesito. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Hasta 17 plazas repartidas en 11 barrios de la ciudad pasarán a prestar el servicio de wifi municipal, el Reus Wifi, a principios del próximo 2022. Se trata de nuevos espacios de la vía pública desde donde será posible, a través del teléfono o de cualquier otro dispositivo móvil, acceder a conexión a internet de forma gratuita. Aunque, en un principio, estaba previsto que la ampliación de la cobertura del Reus Wifi se produjera a finales de este mismo año, la concejala de Participación, Montserrat Flores, detalla al Diari que finalmente «se llevará a cabo durante el primer trimestre del que viene».

Las ubicaciones, que hasta hace un tiempo también eran aún inconcretas, se han perfilado ya y el sistema se activará «principalmente alrededor de los centros cívicos, del tanatorio, plazas y algunas calles». La intención es que el wifi municipal se acabe extendiendo «a todo Reus». De momento, la incorporación de estos 17 elevará a 39 los puntos de conexión.

Los nuevos enclaves del wifi se encuentran en Horts de Miró, Mas Abelló, Mas Iglesias, Juroca, Gaudí, Fortuny, Ample, Mercat Central, el Carme, Niloga y Mare Molas. Los vecinos celebran la llegada de una tecnología que consideran «necesaria en estos tiempos» pero piden que «se asegure que solo se podrá hacer un buen uso de ella» y que se ponga atención en que «no desemboque en incivismo». Animan al Ayuntamiento, también, a insistir en la alfabetización digital «para que nadie se quede al margen de algo que se ha vuelto imprescindible en el día a día».

El presidente de l’Associació de Veïns d’Horts de Miró, Gustau Duran, ve «muy positivo» el Reus Wifi aunque «habría sido mejor que se hubiese puesto en marcha antes, cuando se había programado». «Es un servicio más» e «internet no tiene ya sentido que sea de pago», añade. Duran apunta una cuestión importante: «Con la pandemia, hemos aprendido que un acceso a internet es una ventana más para las necesidades diarias, pero ahora tenemos que centrarnos en la brecha digital porque, por ejemplo, la gente mayor o que no domina la tecnología lo tiene complicado».

Josep Machado, presidente de la Associació de Veïns L’Harmonia del Carme, considera que el wifi público «es una cosa positiva y un servicio que está bien que tengamos aquí ya que pagamos los impuestos como el resto», y que «la tecnología se ha vuelto muy importante, especialmente con la Covid-19, y está en la vida de todos». «Otra cosa es cómo se utilice, para qué tipo de fines», puntualiza.

En una línea similar se expresa la presidenta de l’Associació d’Amics del barri Fortuny, Pepita Roig, que dice que «todo lo que sea para mejorar es bienvenido» pero se pregunta «¿hay algún control sobre las páginas que se visitan?». «Puede haber gente que se conecte para hacer cosas mal hechas y eso no debe permitirse», destaca. Roig duda también de «si realmente los vecinos van a usarlo mucho porque, aquí, casi todo el mundo tiene internet en casa y hay personas de fuera que lo necesitaban para poder contactar con sus familias y lo contrataron». «Puede ser que se está poniendo demasiado tarde, quizá habría sido más útil en la época en que comenzaron los locutorios», concluye.

El presidente de la Federació d’Associacions de Veïns de Reus (FAVR), Marcos Massó, entiende que el despliegue del Reus Wifi es «perfecto». «¿Qué haríamos hoy en día sin wifi?», dice, y valora que «expandirlo por toda la ciudad es una muy buena medida y estaría muy bien que se acabara haciendo del todo; es una cosa muy positiva para el conjunto de Reus».

También lejos del centro

El nuevo paquete de puntos de conexión al wifi municipal supondrá la salida de este servicio del núcleo, casi la única área de Reus donde hasta ahora se está ofreciendo. En este sentido, Flores apunta que «es importante llegar a toda la ciudad porque, en estos momentos, la conexión a las redes es una necesidad vital, forma parte del día a día de la población, entre otras cosas, para hacer trámites y quien no lo tiene queda dentro de la brecha digital». «Una forma que tenemos de acceder a las redes es dar cobertura a partir de wifi», especifica. Algunos de los nuevos puntos del Reus Wifi están vinculados a la instalación de cámaras del plan de videoviligancia. Son los que se colocarán en la plaza de la Patacada, la de la Cultura de la Pau, la de Anton Borrell y la del Víctor., cerca de la calle Ample.

Según datos del Ayuntamiento recogidos este mismo 2021, el Reus Wifi registra al mes 1.637 usuarios o dispositivos diferentes y 11.675 conexiones. Aunque, en los últimos meses, había habido quejas vinculadas a dificultades para utilizar el wifi, Flores precisa que «en general, nos consta que funciona» y especifica que «si alguien detecta algún punto que dé problemas, puede usar la aplicación de quejas y sugerencias de reus.cat para comunicárselo al Ayuntamiento». «Si se nos notifica, lo podremos resolver», asegura.

La concejala de Participación indica, sobre los nuevos puntos del Reus Wifi, que «ahora ya tenemos el pliego técnico y ya está en contratación» y precisa que «si todo va bien, a finales de septiembre saldrán a licitación 11 zonas» que se corresponden con 13 de los 17 puntos que se estrenarán.

Más adelante, ya en noviembre, se espera una segunda licitación para los cuatro puntos restantes, que son los que se asocian a las cámaras de videovigilancia. El presupuesto detallado por el Ayuntamiento es de 72.596 euros desglosado en 40.531 para la implantación de las primeras 11 zonas más un coste de 6.413 euros al año que se destina al mantenimiento de todos los puntos de wifi de la ciudad durante cinco años.

La demora en la puesta en marcha, prevista para 2021 pero que se acabará produciendo en 2022, la atribuye Flores a «la gran cantidad de proyectos que está sacando adelante el ayuntamiento, que está afectando a las licitaciones» debido a «un efecto acordeón que viene de 2020, del confinamiento».

Temas

Comentarios

Lea También