Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Unos padres de Reus recuperan la custodia de sus 4 hijos tras 6 años sin verlos

Han sido absueltos de los delitos de lesiones y maltratos a uno de sus bebés de 2 meses que un médico del Sant Joan denunció
Whatsapp
La abogada Anna Amigó enseña la sentencia absolutoria del matrimonio dominicano.  Foto: Pere Ferré

La abogada Anna Amigó enseña la sentencia absolutoria del matrimonio dominicano. Foto: Pere Ferré

«Mis clientes han vivido un calvario de seis años que esta sentencia pone punto y final». Con esta frase resume la abogada Anna Amigó el sentir de un matrimonio de nacionalidad dominicana que desde hace seis años había perdido la custodia de sus cuatro hijos (en la actualidad de edades comprendidas entre los cuatro y los ocho años) por estar acusados de los delitos de lesiones y maltratos a uno de sus progenitores, cuando éste tenía dos meses de vida. Seis años después, una sentencia del Juzgado de lo Penal número 2 de Reus declara la inocencia de unos padres que podrán recuperar la custodia de unos niños que en actualmente viven con su abuela paterna, en la República Dominicana.

Los hechos se remontan a marzo de 2009 cuando esta pareja llevó a su segundo hijo, de dos meses de edad y que había nacido prematuro, a las Urgencias del Hospital Sant Joan, ya que el bebé había perdido el apetito y dormía más de lo habitual. Fue allí donde un pediatra de Urgencias del hospital detectó una serie de lesiones que le hicieron sospechar que el pequeño podría haber sido maltratado. Automáticamente se activó el protocolo y el niño fue trasladado al Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, donde se informó a los padres que el niño quedaba tutelado por la Generalitat.

Un mes después, el hijo mayor del matrimonio (de un año y medio) también era tutelado por Serveis Socials y los padres acusados de los delitos de lesiones y maltrato habitual. Con los dos pequeños ingresados en un centro de Tarragona -donde podían visitarlos por separado una hora a la semana- el calvario de esta pareja no acabó aquí. En diciembre de 2009 nacía otra hija y un año después un cuarto hijo, siendo ambos tutelados por dos familias de acogida.

Fueron unos momentos especialmente duros para el matrimonio, tal y como recuerda la abogada Anna Amigó, quien explica que «el padre pidió en una ocasión poder ver a sus cuatro hijos juntos y el juez aceptó. Entonces la sorpresa fue para los dos mayores, que desconocían que tenían dos hermanos pequeños». En mayo de 2012, y a la espera de que se celebrase el juicio contra sus padres, los cuatro menores fueron reclamados por el Servicio de la Infancia de la República Dominicana, donde se le otorgó la custodia de los cuatro a la abuela materna, con quien residen en la actualidad. La sentencia absolutoria es contundente y asegura que no ha quedado probado que las lesiones detectadas por el pediatra de Urgencias del Sant Joan (un callo óseo a la altura del fémur izquierdo y parrilla costal y un hematoma epidural) «fuesen producto de una conducta violenta por parte de sus padres, ni tampoco negligente en su cuidado. De modo que los informes médicos no son concluyentes, ni acerca del diagnóstico ni del mecanismo causante de las lesiones».

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También