Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Urbanisme da la primera licencia en 6 años para levantar un bloque de pisos en Reus

En tres años se han doblado las licencias pero los constructores dicen que las cifras son engañosas porque la mayoría son rehabilitaciones

Joan Morales

Whatsapp
Imagen del solar de la calle Pau Font de Rubinat donde se construirá el primer bloque nuevo de pisos en seis años. FOTO: ALBA MARINÉ

Imagen del solar de la calle Pau Font de Rubinat donde se construirá el primer bloque nuevo de pisos en seis años. FOTO: ALBA MARINÉ

En una fecha todavía por concretar, en la calle Pau Font de Rubinat se levantará una grúa para empezar a construir un bloque de pisos. Lo que hace unos diez años -antes de la crisis- era algo habitual, en la actualidad adquiere categoría de noticia. El motivo es muy sencillo: la licencia que la concejalía de Urbanisme del Ayuntamiento de Reus ha otorgado para construir este edificio (que será de cuatro plantas, con dos pisos por planta) es la primera que el consistorio entrega en los últimos seis años para levantar un bloque de pisos.

Esta noticia, que ha sido confirmada por el propio concejal de Urbanisme del Ayuntamiento de Reus, Marc Arza, contrasta con las cifras ofrecidas por esta concejalía y que demuestran un evolución al alza de las licencias entregadas desde 2013 hasta 2016, tanto en obras nuevas y rehabilitaciones, como en obras menores. De las 23 licencias que se concedieron en 2013 para obras nuevas y rehabilitaciones hemos pasado a las 49 del año pasado, lo que supone más del doble.

Los números, siempre fríos, provocan reacciones diferentes entre el sector de la construcción -muy tocado desde hace una década- y el consistorio, que prefiere vender un mensaje de optimismo y siempre ver la botella medio llena. «¿Qué las licencias se han doblado en tres años? Me parece bien, pero la cosa sigue estando fatal. Hay muy poco trabajo y la recuperación sólo se está notando en la primera corona de Barcelona, pero en el resto de Catalunya hay muy poco movimiento». Quien ve la botella medio vacía es el presidente del Gremi de la Construcció de Reus i el Baix Camp, Gregori Salvat, quien puntualiza que «la mayoría de estas licencias son de rehabilitaciones, porque sale más a cuenta para el constructor comprar pisos viejos, rehabilitarlos y venderlos, antes que hacer un edificio nuevo».

Como contrapunto, el concejal de Urbanisme, Marc Arza, aprovecha la tendencia al alza de las cifras para lanzar un mensaje optimista. «Es verdad que en los momentos más buenos de la construcción, las cifras eran mucho mejores que las actuales. Pero con los datos actuales en la mano, la tendencia al alza es irrefutable. En números absolutos no podemos estar contentos, pero está claro que el mercado se está animando. Estamos convencidos de que este año la cosa ira a mejor y que en 2018 se notará mucho más».

Arza coincide con Salvat en que las rehabilitaciones ganan a la obra nueva. «El 60% de las licencias otorgadas han sido para rehabilitación y el 40% para obra nueva, sobre todo unifamiliares, porque bloques de pisos nuevos no se construyen desde hace seis años», explica el concejal de Urbanisme, quien añade que «a medio plazo se moverá el mercado porque hay falta de demanda en pisos de entre 100 y 110 metros cuadrados, de primera categoría».

Para Gregrori Salvat, «el problema es que Reus ha perdido 4.000 habitantes con la crisis económica». No obstante, el presidente del Gremi de la Construcció de Reus i el Baix Camp también muestra su versión optimista. «Creemos que esto tirará adelante y que habrá trabajo, aunque muy poco a poco. En un futuro próximo será importante ver qué pasa con el proyecto de BCN World».

Dos promociones a la vista

Al margen del bloque de pisos que este año se levantará en la calle Pau Font de Rubinat, en los próximos meses también se espera un ligero movimiento en dos proyectos más. Por un lado está el de Mas Mainer, el solar que hay en la esquina de la avenida Onze de Setembre con la calle General Moragues y donde -además de un Mercadona- se construirán dos bloques de pisos. Por otro lado está la construcción de la residencia para la tercera edad que se hará en el espacio que actualmente ocupa el cine Palace.

Temas

  • REUS

Lea También