Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

VÍDEO: ¿Cómo actúa la Guàrdia Urbana de Reus en la operación contra okupas?

Los agentes de la UEIR acuden como soporte a los de proximidad, siempre preparados por si se produce cualquier situación problemática y deben intervenir

Carla Bergadà

Whatsapp
Agentes de la UEIR dentro del vehículo. FOTO: Carla Bergadà

Agentes de la UEIR dentro del vehículo. FOTO: Carla Bergadà

Son las ocho de la mañana y los agentes convocados de la Guàrdia Urbana de Reus se reúnen con sus superiores para que les informen, antes de salir, de qué se trata la operación en la que van a participar. Antes, pero, se ha analizado cómo actuar, cuántos policías son necesarios y todos los detalles para que el trabajo salga a pedir de boca.

Esta vez, el cuerpo municipal tiene previsto trasladarse hasta el Carrer Monestir de Ripoll, posteriormente dirigirse al Carrer Muralla y acabar en una masía a las afueras de la capital del Baix Camp. Son una quincena, repartidos entre agentes uniformados de Guàrdia Urbana y otros de la Unitat Especial d'Intervenció Ràpida; estos últimos, como es habitual, llegaran con la furgoneta perfectamente equipada para cualquier contratiempo.

 

Todos los miembros de la UEIR se someten a entrenamientos específicos para estar a punto para reaccionar ante casos determinados. Viajan sentados estratégicamente y cada uno tiene su 'puesto'; sabe cuál es su papel. Durante la operación de hoy, teniendo en cuenta que un par de patrullas de agentes les acompañan, tres de ellos se quedaran dentro del vehículo —uno de ellos el conductor, que nunca puede abandonarlo. Irán haciendo turnos, pero siempre quedaran los mismos en el interior de la furgoneta.

Como esta vez se trata de un soporte a Endesa y Aigües de Reus —los detalles de la operación contra okupas se pueden recuperar en este enlace— la UEIR solamente acude por si hay algún problema pero, en principio, serán los agentes de proximidad los que acompañaran a los técnicos para cortar los suministros 'pinchados'.

Una vez terminado el trabajo, los miembros de la unidad especial de la Guàrdia Urbana vuelven a ponerse el uniforme azul y amarillo que tanto los identifica. Y es que, como se trata de un cuerpo policial modesto, excepto en situaciones como ésta —las que suponen 'más peligro' o pueden ser más problemáticas—, sus agentes forman parte habitualmente de las patrullas de proximidad.

La UEIR en una actuación. FOTO: Carla Bergadà

Temas

Comentarios

Lea También