Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vecinos de Reus tapian un piso hartos de los okupas

La presión vecinal logra liberar una de las viviendas del polémico edificio de la calle Wad-Ras de Hors de Simó. Unas 50 personas se han concentrado para reclamar soluciones a las okupaciones ilegales

Francesc Gras

Whatsapp
Los vecinos han tapiado la entrada de uno de los pisos okupados más problemático. Foto: F.G.

Los vecinos han tapiado la entrada de uno de los pisos okupados más problemático. Foto: F.G.

La comunidad de vecinos del número 5 de la calle Wad-Ras se ha plantado ante los problemas que ocasionaba una familia okupa «violenta» y ha pasado a la acción. A primera hora de la tarde de este lunes, los residentes han logrado liberar uno de los pisos okupados, propiedad de una entidad bancaria, y han tapiado la entrada. 

La presidenta de la comunidad, Natalia Rusneac, justifica la medida tras asegurar que ya se habían presentado varias denuncias y por todos los problemas que habían generado. Sin ir más lejos, hace dos meses prendieron fuego a la tercera planta (parte de la fachada del edificio sigue tiznada de negro) y la semana pasada se enfrentaron a los vecinos provocando que tres menores resultaran heridos. «Si los okupas son gente normal no tenemos nada en su contra, todo el mundo tiene derecho a una vivienda. Pero en el caso de esta familia la gente incluso tenía miedo de salir de casa», declara Rusneac, quien también asegura que trafican con droga. 

Ahora, los vecinos de esta comunidad esperan poder echar a los okupantes de las otras dos viviendas de la misma planta. Al parecer, en ellas viven miembros de la misma familia y también han provocado más de un altercado con el resto del bloque. Por este motivo, Natalia Rusneac subraya que, en breve, presentaran una denuncia todos los propietarios de la comunidad.

Imagen de la concentración en la plaza del Compte de Reus. Foto: F.G.

La crítica situación que se vive en la calle Wad-Ras no ha pasado desapercibida por el resto del barrio Horts de Simó. De hecho, unas 50 personas se han concentrado sobre las 18 horas en la plaza del Compte de Reus para apoyar a los residentes afectados y protestar contra la okupación ilegal. 

«Nuestro barrio dice no a los okupas que están destrozando la convivencia», han expuesto los concentrados, algunos de ellos con pancartas como «No a los okupas. Por un barrio digno» o «No podemos vivir así. Pellicer queremos una solución». Precisamente, durante la concentración, que han contado con la participación de miembros de la Coordinadora Ciutadana i d’Entitats en Defensa del Territori, se ha reclamado al gobierno municipal medidas y soluciones urgentes.

Un problema que se repite

«En el barrio tenemos varios pisos okupados en distintos bloques, pero el problema de convivencia grave estaba en la calle Wad-Ras», ha manifestado el presidente de la entidad vecinal de Horts de Simó, Gustau Duran, quien destaca que en el piso okupado vivían menores y que «la situación generada era insoportable». Desde la asociación también apuntan que «lo que queremos es convivir cívicamente. Parece que el problema se ha solucionado, veremos que ocurre en el futuro». En este sentido, también han expuesto que mantienen contactos con la Guàrdia Urbana y han dejado claro que son conscientes de las dificultades existentes a la hora de hacer frente a las okupaciones ilegales.

Temas

Comentarios