Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vecinos de la Sedera recogen firmas y piden tener voz en el futuro de la zona

Han asumido que no hay marcha atrás para el derribo de la antigua fábrica pero quieren que se defina como zona residencial

Mònica Just

Whatsapp
Alfonso Berbel (derecha), presidente de la Associació de Veïns de Monestirs, junto a un grupo de vecinos, delante de la Sedera. Foto: M.just

Alfonso Berbel (derecha), presidente de la Associació de Veïns de Monestirs, junto a un grupo de vecinos, delante de la Sedera. Foto: M.just

La Plataforma Salvem la Sedera ha iniciado una campaña de recogida de firmas para reclamar poder participar en la toma de decisiones sobre el futuro de la zona, además de mostrar su disconformidad sobre la posibilidad de que el solar se convierta en un aparcamiento de superficie una vez derribada la antigua fábrica y mientras no se construya el nuevo edificio. «Esto es una zona residencial. Un parking sería un foco de insalubridad y botellones», señalaba ayer Alfonso Berbel, presidente de la Associació de Veïns de Monestirs –una de las entidades que integra la plataforma junto con la Associació de Gent Gran del Districte 1 y la Associació Coordinadora Ciutadana i d’Entitats en Defensa del Territori–. Berbel añadió que preferirían que quedara como un espacio limpio y cerrado.

La plataforma asume que ya no tiene nada que hacer para conseguir mantener en pie edificio y convertirlo, por ejemplo, en un museo. Era su reclamación inicial. Pero teniendo en cuenta que el derribo ya es prácticamente una realidad, ahora quieren tomar parte en el diseño del futuro de este espacio del Passeig Misericòrdia. «Estaríamos de acuerdo en que se incluyera en el Pla d’Ordenació Urbanística Municipal (POUM) como zona residencial unifamiliar, con casas o pisos bajos, manteniendo la sintonía con el entorno. Pero no en que construyan un bloque de cinco pisos, que rompería la estética con esta zona», dijo Berbel.

Los vecinos han mantenido reuniones con responsables municipales. Pero lamentan que «se llenan la boca de participación pero después no tenemos voz». En las próximas semanas convocarán una asamblea para tratar precisamente esta cuestión, y piden diálogo para «buscar la mejor solución».

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También