Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vecinos de la calle Ample de Reus denuncian una nueva oleada de peleas en la zona

Desde el consistorio se señala que la actual problemática está causada por un individuo que ya está identificado

Montse Plana

Whatsapp
Zona conflictiva de la calle Ample señalada por los vecinos de la zona. FOTO: Alba Mariné

Zona conflictiva de la calle Ample señalada por los vecinos de la zona. FOTO: Alba Mariné

Peleas, discusiones, amenazas, robos... Hace tiempo que los vecinos de la calle Ample de Reus viven con miedo y, en más de una ocasión, han denunciado la inseguridad que perciben. En octubre dijeron ‘basta’ y presentaron más de un centenar de firmas al Ayuntamiento. «¡Pero seguimos igual!», exclama esta semana un grupo de vecinos. De hecho, justamente este pasado sábado hubo una discusión subida de tono y con amenazas entre dos clientes de una fonda ubicada en esta calle. Algunos testimonios explican que se oyeron gritos de «¡Te rajo!», lo que generó alarma y llamaron a la policía. Intervinieron los Mossos d’Esquadra y, finalmente, quedó todo en un susto más: no se lamentaron daños personales ni tampoco se detuvo a nadie. 

«Es un barrio muy tranquilo, pero desde hace unos años hay muy mal ambiente por culpa de los clientes de un par de locales de la zona», se quejan los vecinos.  A pesar de que la percepción es que el problema sigue siendo el mismo que meses atrás, fuentes municipales consultadas por el Diari puntualizan de que se trata de dos escenarios distintos y que el primero –el que hace referencia a las firmas presentadas en octubre– ya estaría resuelto desde antes del estado de alarma. 

Los problemas de meses atrás se solucionaron retardando la hora de apertura de una fonda

Según detallan, en aquel entonces, el origen de la problemática era que la fonda ubicada en la calle Ample abría puertas a las seis de la mañana, justo cuando cierran los locales de ocio nocturno. Así, el establecimiento se convertía en un punto de encuentro de personas que habían salido durante la noche y muchos, bajo los efectos del alcohol u otras sustancias, causando distintos incidentes.

Desde el Ayuntamiento de Reus se detalla que, finalmente, se solucionó esta cuestión cambiando la hora de apertura de dicha fonda con el objetivo de no coincidir con el cierre del resto de locales y, de esta forma, disuadir a los individuos conflictivos. Ahora, la fonda se pone en marcha a las ocho de la mañana.

En cuanto a las peleas actuales, las mismas fuentes admiten que existe un problema, aunque remarcan que es algo «puntual». Según se asegura desde el Ayuntamiento, a raíz del confinamiento, en esta fonda se aloja una persona conflictiva. Remarcan que el individuo está identificado, pero que no puede abandonar la ciudad por la limitación de la movilidad a raíz del estado de alarma. En este sentido, se confía que con el paso a la fase 3, esta persona pueda salir de la región sanitaria.

Miedo entre los vecinos

No obstante, y a pesar de estar identificado por la policía, el individuo protagoniza continuos incidentes y vecinos y comerciantes de la zona están ya agotados de la situación. «Hay problemas durante todo el día. Es prácticamente un continuo y, por la noche, es cuando se agrava. Al menos, cuando llamamos a la policía, los agentes se presentan rápido, pero todo sigue igual. Hay muchas personas mayores que viven en esta zona, y nos hace miedo salir a la calle», relata una vecina. 

También detalla que uno de los puntos calientes es la plaza del Pintor Fortuny, entre la Llibertat y la calle Ample. «Se juntan allí unos cuantos y, según como, se ponen dentro del cajero. Estamos atemorizados», exclama. 

Algunos comercios detallan que, a pesar de que siguen los incidentes, estas últimas semanas ha habido algo de tranquilidad. «Sé que durante el confinamiento se produjeron algunos robos en algunas tiendas de la calle», detalla un joven comerciante. No obstante, bajo su punto de vista, ahora hay algo más de tranquilidad que meses atrás. «Era un constante de cada fin de semana.

Aquí se juntaba gente que había salido de fiesta, iban pasados y había peleas. Pero estas semanas, con el confinamiento, todo está más tranquilo, aunque, ya digo, sé que han habido robos y también alguna pelea. Iremos viendo ahora, a medida que se levanta el confinamiento, cómo evoluciona», relata este joven que, a la vez, se muestra comprensivo con la policía: «Tampoco podemos pedir que haya aquí una patrulla todo el día. La ciudad es grande y seguramente problemas similares los hay en otros puntos».

Desde amenazas a un apuñalamiento

El último suceso que ha tenido lugar en la calle Ample fue este pasado sábado, cuando dos clientes de un establecimiento se pelearon. Ante los gritos y las amenazas, los vecinos llamaron a la policía y, en pocos minutos, se personaron agentes de los Mossos d’Esquadra. Parece a ser, que uno de los implicados desobedeció a la autoridad, pero a pesar de todo, finalmente no se detuvo a nadie.

Pero este no es el único incidente que se ha producido últimamente en la zona. El 12 de mayo hubo un apuñalamiento en la calle de Castellvell (paralela a la calle Ample). En este caso, un grupo de personas intentó robar en una tienda. Un dependiente resultó herido con un cuchillo y terminó ingresado en el Hospital Sant Joan de Reus.

Temas

Comentarios

Lea También