Más de Reus

Reus Movilidad

Vecinos del sur de Reus se sienten «ignorados» por el proyecto de estación de Bellissens

Mas Iglesias lamenta que «el Ayuntamiento prometió enseñarnos sus planes y nos engañó» y Mas Pellicer pide «no tirar dinero en un paso»

MÓNICA PÉREZ

Whatsapp
El ámbito donde se ha previsto que se acabe desplegando el futuro apeadero ferroviario, en la zona de Mas Iglesias. FOTO: FABIÁN ACIDRES

El ámbito donde se ha previsto que se acabe desplegando el futuro apeadero ferroviario, en la zona de Mas Iglesias. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Los vecinos del entorno más inmediato de la futura estación de Bellissens se sienten «despreciados e ignorados» por el gobierno municipal porque «no ha contado con nosotros» en la definición de las nuevas infraestructuras que se construirán en esta área. La Associació de Veïns El Roserar de Mas Iglesias y la I de Maig de Mas Pellicer se posicionan «en contra» del ‘paso de ciudad’ que el consistorio prevé excavar bajo las vías, vinculado al apeadero, en los términos en los que se ha perfilado. Querrían que este paso, que admitirá solo el acceso de personas a pie, «incluya también tráfico de vehículos, de coches, para conectar realmente» y que «además, represente una facilidad para las ambulancias». Pese a haberlo sugerido, «no nos han contestado», lamentan. El presidente de El Roserar, Francesc Jornet, avanza que «internaremos convocar a todas las asociaciones de la zona para reunirnos y mirar qué podríamos hacer».

Y es que, según asegura el propio Jornet, «la concejala de Urbanismo, Marina Berasategui, nos dijo que tenía el proyecto del paso y que quedaría con nosotros para enseñárnoslo, pero han pasado los meses y nos han engañado». La reciente escenificación del acuerdo entre el Ayuntamiento y Adif sobre el apeadero, que se produjo en los mismos terrenos donde se levantará la estación, no ha sentado bien en este contexto. «La cosa avanza y lo hace sin los vecinos», lamenta el presidente de la entidad. Desde Mas Iglesias «no le vemos el sentido a crear otro paso para personas, ya tenemos muchos, no se puede perder sin más un millón de euros». «Queremos ver la documentación de lo que se hará», concluye Jornet.

Berasategui apunta que «esto puede deberse a una confusión, porque el proyecto aún no lo tenemos» y asegura que «en cuanto lo tengamos lo explicaremos, claro». Confirma, sobre el paso, que no aceptará coches.

En un sentido similar a Jornet se expresa Eduardo Navas, al frente de la Associació de Veïns I de Maig, que recuerda que «desde el primer momento dijimos que el paso es una forma de tirar el dinero» y apunta que «ese dinero debería utilizarse en apoyar a los barrios, que lo necesitamos». La situación «es otro desprecio del Ayuntamiento, que ya ha demostrado muchas veces que no le importa ni lo que pensemos ni nosotros mismos». Navas recuerda que la llegada de la infraestructura «hay que atribuírsela también a quien la luchó, como la Federació d’Associació de Veïns de Reus (FAVR), que estuvo recogiendo firmas».

«Sí» al nuevo apeadero

Lo que sí aprueban ambas asociaciones de vecinos sin ninguna duda es la construcción del apeadero, que «es muy necesario y será un bien importante». Pero las dos recalcan que la estación «debe acompañarse de elementos que tengan sentido, y otro paso solamente para las personas a pie no lo tiene».

Temas

Comentarios

Lea También