Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vecinos e inmobiliarias aseguran que la gente se marcha del centro de Reus por culpa del ruido

Afirman que la rotación de inquilinos es muy elevada. Los residentes explican que no pueden conciliar el sueño los fines de semana y denuncian el incivismo de la gente que sale a divertirse

JORDINA SALVAT

Whatsapp
Los vecinos reclaman soluciones urgentes para conciliar la oferta nocturna con su descanso.  FOTO: A. GONZÁLEZ

Los vecinos reclaman soluciones urgentes para conciliar la oferta nocturna con su descanso. FOTO: A. GONZÁLEZ

Los vecinos del centro de Reus están hartos de una situación que se repite todos los fines de semana. De viernes a domingo, especialmente de tres a seis de la madrugada, el cuadrante que forman las calles Aleus, d’en Vilar, Santa Anna y el arrabal Santa Anna son una concentración de ruido, gritos e incivismo. Una situación que, en los últimos tiempos, está ahuyentado a la gente de vivir en esta céntrica zona.

«Cada vez cuesta más alquilar un piso porque la gente es muy consciente del problema que existe con el ruido», explican desde una inmobiliaria del centro de la ciudad. Tanto esta empresa como un grupo de vecinos de la zona, que han preferido mantener el anonimato, aseguran que desde hace unos dos años han visto pasar a multitud de personas que han alquilado un piso y se han ido tan pronto como han podido por culpa del ruido y del incivismo que se repite todos los fines de semana.

«El día que cambiamos la hora fue horroroso. Había unas ochenta personas en la calle esperando para poder entrar en un local, ¡Parecía la Rambla!», señala una vecina que lleva veinticinco años viviendo en la calle Aleus. «Son calles estrechas donde el ruido retumba. En ocasiones es como si durmiéramos en plena calle», manifiesta la propietaria de una vivienda en el arrabal que conecta con la calle d’En Vilar. «La gente va borracha y arma mucho jaleo. Llaman a los timbres y se mean en los portales. No tienen ningún respeto por el descanso de los vecinos», añade otra vecina.

Estos residentes, que se han puesto en contacto con el Diari para explicar su problemática, denuncian que no pueden conciliar el sueño porque todo lo que denuncian se traduce en ansiedad, nervios, y dolores de cabeza. «Es llegar el viernes y temblar. Esta es una zona familiar, hay gente que trabaja los sábados y niños y gente mayor. Nos merecemos el derecho a descansar», apuntan. Algunos de ellos son propietarios y otros no. Pero todos tienen claro que no quieren abandonar la zona, por mucho que se lo hayan planteado en más de una ocasión. «Si nos vamos, que sea porque es decisión nuestra y no porque un grupo de incívicos no nos dejan dormir».

En la mayoría de los casos, las quejas no se centran en los locales sino en el comportamiento que tiene la gente. «Entendemos que estamos en el centro y que se tengan que celebrar las fiestas de la ciudad, cenas de Navidad o algún vermut musical de forma puntual. Nos parece bien que en Reus haya ocio nocturno. Simplemente pedimos que la fiesta acabe a las 3 de la mañana y no a las seis».

Esto, y que la Guàrdia Urbana aumente el control y el patrullaje por las calles del centro. En este sentido, una vecina lamenta su falta de implicación cuando ya han presentado varias denuncias exponiendo la problemática que padecen. Ella misma expone que la respuesta fue que estudiarían la situación y que incrementarían la presencia policial. Un cambio, añade, que no han percibido. Por todo ello, no descartan llevar la situación a los juzgados.

Por otra parte, otros tres vecinos explican que se reunieron con miembros del ayuntamiento y que sólo les dijeron que no podían hacer nada por cuestiones de normativa y, como solución, «nos invitaron a ponernos aire acondicionado y a cambiar las ventanas por cristales aislantes del ruido». Una respuesta que les molestó profundamente cuando «lo único que queremos es que se cumplan las ordenanzas y poder descansar».

Temas

Comentarios

Lea También