Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vía pública y convivencia centran las quejas de los vecinos del barrio Gaudí

Hace cinco años que la asociación vecinal impulsó la Oficina d’Atenció al Veïnat para atender, gestionar y ayudar a resolver las reclamaciones y peticiones de información del barrio, y tramitarlas al Ayuntamiento

Sílvia Fornós

Whatsapp

La Associació de Veïns del Barri Gaudí abrió las puertas, hace cinco años, de la Oficina d’Atenció al Veïnat (OAV), un punto de información y de atención personalizada a los vecinos del barrio. Desde entonces, los temas relacionados con mejoras en la vía publica, principalmente obras menores, y  la convivencia en el vecindario han copado la mayoría de quejas y de solicitudes de información  de los residentes.

El responsable de la oficina, Antonio Montoya, relata que «el primer año la atención personalizada era en la misma oficina, determinados días, pero recibíamos las quejas cuando salíamos a la calle y paseábamos por el barrio. Lo que nos ha llevado, desde hace un tiempo, a cambiar el sistema de atención. Ahora abrimos cada día la OAV y a través de cita previa acudimos a atender a los vecinos». 

Las obras menores como reformas en las aceras, árboles que impiden el acceso a una vivienda, temas relacionados con la limpieza de las calles o las relaciones entre vecinos son algunas cuestiones que han trascendido hasta el Ayuntamiento de Reus, y las respectivas concejalías competentes, según explican desde la entidad. «Cada año tramitamos entre 20 y 25 instancias, que son atendidas y respondidas, porque siempre hemos destacado que la relación con el gobierno municipal es bastante fluida», asegura Antonio Montoya.

En su día, la asociación de vecinos presentó la Oficina d’Atenció al Veïnat como «un servicio de atención integral al vecino con la misión de acercarse a la ciudadanía de la zona de influencia y facilitar la comunicación fluida entre los vecinos, la asociación y el Ayuntamiento, pieza clave en el proceso». La reciente ampliación del párking de la calle Badalona ha sido uno de los grandes logros de la asociación, fruto del buen entendimiento con el consistorio de la capital del Baix Camp.

«Solamente hacía 50 años que esperábamos que arreglaran el descampado para convertirlo en un aparcamiento digno para el barrio. Ha sido una lucha de todos los vecinos y de las antiguas juntas de la asociación», confirma Antonio Montoya. 

Más compromiso

La Oficina d’Atenció al Veïnat tiene las puertas abiertas a todos los vecinos, pero desde la asociación han detectado, lo que califican como, «una falta de compromiso». «La asociación recibimos a muchos vecinos que no son socios de la entidad. En este sentido, también hemos introducido un cambio en la filosofía de la OAV: el vecino que no es socio es recibido, asesorado y orientado; mientras que con los socios vamos un paso más allá a nivel administrativo. La gente debe comprometerse», explica el responsable.

Retos pendientes

La Associació de Veïns del Barri Gaudí tiene trabajo por delante. Maria del Mar Escoda ha sido elegida de nuevo presidenta. Afronta este nuevo mandato con las mismas ganas que los anteriores. «Seguiremos trabajando en la misma línea, para que los vecinos puedan estar lo mejor posible», confirma la líder vecinal. Entre los proyectos pendientes destaca la reforma de la plaza Sagrada Família. «Presentamos la iniciativa a los Presupuestos Participativos, pero no prosperó. Igualmente, no queremos que quedé olvidada», asegura Maria del Mar Escoda. Desde la asociación confirman que la intención es mejorar las zonas más degradadas y hacer que la plaza sea accesible para personas con movilidad reducida. Se trata de dignificar el espacio».

Comentarios

Lea También