Cafeterías y restaurantes de Reus, un foco de sinergia para creadores

Cada vez más establecimientos de la ciudad apuestan por exponer y dinamizar la venta de piezas de arte de autores del territorio, un gesto más útil que nunca tras la pandemia

| Actualizado a 22 marzo 2022 06:12
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Cada artista busca los lugares o los canales de difusión más adecuados para mostrar su obra. Desde hace mucho, cafeterías y restaurantes han decorado sus paredes con creaciones de autores de proximidad, para exponerlos temporalmente e incluso para convertirse en escaparates para promover su venta. En la capital del Baix Camp, así como en otros municipios, abundan estas iniciativas, son una actividad más.

Los establecimientos que dan visibilidad a labores artísticas apuestan por reconocer el talento local. Este acuerdo entre emprendedor y artista pone de manifiesto que hay un apoyo entre el tejido creativo y el sector de la restauración, sinergias ahora más útiles que nunca tras la Covid.

Un ejemplo de todo ello, es el de la artista multidisciplinar Fina Veciana y Glòria Vicheto, al frente de la Confiteria Padreny. «Ella me propuso exponer en el establecimiento. Me gustó la idea crear una muestra de pequeño formato, íntima y familiar. La vida petita, que así es como se llama la exposición, ha sido generada para ser expuesta allí. Doy protagonismo a las pequeñas acciones de la vida, que vives conscientemente y sin prisa, poniendo todos los sentidos», cuenta.

Plasmar la cotidianidad

Veciana plasma la cotidianidad y la interacción con los objetos que la rodean en su quehacer diario. «Una taza, una prenda, la montaña, los árboles... Son elementos recurrentes que evocan una atmósfera muy personal. También hay tesoros del tiempo –el botón de una bata, una caja de cerillas, etc.–, que, a su vez, también dejo marchar», dice refiriéndose al hecho de desprenderse de sus creaciones al venderlas.

La reusense heredó de su abuelo el gusto por descubrir objetos de anticuario, «a apreciar aquellos que están en desuso». Es ese «un gesto que te hace entender que reutilizar tiene un valor, da una segunda vida y función a las cosas». Veciana refleja en su obra tranquilidad, «algo que casa muy bien con la zona de cafetería de la propia confitería». Le gusta captar la «esencia del momento sencillo y abstracto».

Por su parte, Vicheto manifiesta que «cuando estrenamos la cafetería, en 2019, un amigo me sugirió montar exposiciones aquí y la artista manchega Agustina Sobrino, afincada en Reus desde hace ya muchos años, es quien, a día de hoy, me asesora y filtra, por decirlo así, los trabajos de artistas del territorio que mostramos».

De este modo, Sobrino fija las bases de lo que ahora es un proyecto coherente. «Tratándose de una confitería con tanta solera como es la Padreny, teníamos que cuidar mucho qué artistas mostraban su obra aquí. La difusión es muy amplia, puesto que a lo largo del día pasan muchos clientes a comprar elaboraciones propias o a tomarse algo. Lo que les pedimos a los creadores, eso sí, es que se adapten al espacio», detalla Sobrino.

Vicheto tercia que «las muestras artísticas suelen cambiarse cada dos meses, aproximadamente, tiempo en que han tenido bastante recorrido».

Sobrino declara que «siempre se ha expuesto en estos lugares y con Vicheto, lo que hacemos es trabajar en un criterio plástico muy concreto, que llega a los escaparates, también: cambian según la época del año o la festividad que haya». La vida petita se puede ir a ver en la Confiteria Padreny hasta el 19 de abril y cuenta con un total de 15 obras de 20x20 y 13 de 6x6. «Exponer aquí ha sido muy fácil. Encontrarse con personas sensibles que, incluido el día de la inauguración, cuiden hasta el último detalle, es de agradecer», valora Veciana. Tanto Sobrino como Veciana coinciden en que si se tiene que crear algo «siempre tiene que ser con alma».

Comentarios
Multimedia Diari