Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

El edificio de la calle de la Presó que albergaba el Centre Catòlic y el Bravium será un teatro municipal

Un acuerdo entre Ayuntamiento, Diputació y Prioral de Sant Pere permitirán financiar la rehabilitación del edificio, que estará puesto en marcha «a principios de 2025»

| Actualizado a 14 noviembre 2022 14:35
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El edificio de la Presó que albergaba históricamente el Centre Catòlic y fue sede social del Bravium Teatre durante años, se rehabilitará gracias al acuerdo a tres bandas entre el Ayuntamiento de Reus, la Diputació de Tarragona y la Prioral de Sant Pere, titular del inmueble en cuestión y que se ha hecho público este lunes 14 de noviembre. Dicho entendimiento, se formalizará el lunes que viene a través de un acuerdo de cesión del edificio de la Prioral de Sant Pere Apòstol al gobierno local; y de un Protocol de Col·laboració entre Ayuntamiento de Reus y la Diputació. Ambos compromisos permitirán rehabilitar el edificio integralmente por «problemas estructurales», anunciados por parte de la Iglesia en 2021, y podrá ponerse de nuevo en marcha en palabras del alcalde de la ciudad, Carles Pellicer, «a principios de 2025» como un teatro municipal más. El nuevo teatro «recibirá un nombre en el futuro» y funcionará junto al Teatre Bartrina y el Fortuny. Dentro del proyecto se contempla albergar, también, la actividad teatral del Bravium Teatre, quien hará más de un año tuvo que abandonar su sede habitual en marzo de 2021 y marcharse a una nave de la calle de Sant Llorenç de Reus temporalmente.

El alcalde ha descrito este paso como un «acuerdo histórico para la ciudad, la cultura y el territorio». Se trata de un proyecto «potente», fruto del «análisis y el estudio de diferentes propuestas». Es un «nuevo impulso a la capitalidad cultural» de la capital del Baix Camp, para ofrecer «más oferta cultural pública y de calidad». «Este edificio ha tenido una significación especial en el panorama teatral, puesto que ha sido la sede de diferentes entidades y un referente escénico para compañías amateurs del territorio y de fuera. Es un espacio que antiguamente albergó movimientos obreros y de muchos tipos», ha repasado Pellicer. La situación del Centre Catòlic se ha «revertido» y ésta es una «oportunidad de crecer y supone la vuelta del Bravium a su espacio natural».

El convenio que firmará el gobierno reusense con la Prioral de Sant Pere implicará la cesión «gratuita» por parte de la segunda del derecho a superficie por un periodo de 99 años, para «realizar la rehabilitación y la puesta al día del espacio escénico que acoja y para desarrollar la actividad cultural».

La rehabilitación del edificio, que será integral e incluye la fachada, así como la puesta al día del teatro, asciende a los 2.479.324,66 euros y el Ayuntamiento destinará 2.122.475 euros. «Rehabilitaremos, también, la Sala Bisbe Grau, que se pondrá a la disposición de la ciudadanía, con finalidades culturales, sociales o similares. Incluso la Prioral podrá realizar allí actos propios», ha aclarado Pellicer.

El calendario

Antes del 31 de diciembre de este año, el Ayuntamiento de Reus tiene previsto encargar la redacción del proyecto de obras. Antes del primer semestre de 2023, tiene previsto encargar la redacción del proyecto ejecutivo para proceder a la licitación. Durante el segundo semestre del año que viene, esperan licitar las obras y comenzarlas. «Una vez finalizadas y durante esos 99 años que tenemos de derecho de superficie, destinaremos el espacio a actividades teatrales u otras funciones de entidades», ha concretado Pellicer.

Durante este año, el gobierno local destinará una primera partida económica de 18.150 euros. El año que viene las partidas destinadas por el consistorio y el ente supramunicipal serán de 375.000 euros cada uno y en 2024 se destinará una partida municipal de 1.729.325 euros, «con los complementos que fijará el acuerdo marco fijará también para la Diputació de Tarragona».

Comisión de seguimiento y beneplácito de Roma

Todo este proyecto constará, por otro lado, de una comisión de seguimiento presidida por el alcalde o alcaldesa del momento y donde también estará el Prior, Mn. Joan Anton Cedó. El organismo fiscalizará cómo van las obras y la evolución del objeto del convenio y fijará plazos y calendarios. El edificio de la calle de la Presó consta de 534 metros de superficie y la construida es de 1.299 metros cuadrados.

Para periodos tan largos como el de la cesión de 99 años, la Prioral tiene que pedir, según ha confirmado el propio Prior, el «beneplácito» de Roma, puesto que el inmueble forma parte del patrimonio de la Iglesia. Se trata de un formalismo que obtendrán «sin problema» y que Cedó ha expuesto que se realiza «para que haya un control de todos los obispados, para que estos no realicen operaciones sin supervisión». El Prior ha valorado el proyecto como un «punto de encuentro, en el que retomamos acoger un diálogo entre fe y cultura».

La presidenta de la Diputació de Tarragona, Noemí Llauradó, ha expuesto que «estamos ante el inicio de un nuevo proyecto cultural, que tiene repercusión en Reus y la demarcación, y la Diputació da apoyo a este tipo de actividades». «El primer paso que implica el Protocol de Col·laboració entre Ayuntamiento y Diputació es incorporar una partida de 375.000 euros en el presupuesto de 2023 del ente al que represento para las obras», ha anunciado.

El Bravium vuelve a casa

El presidente del Bravium Teatre, Ferran Figuerola, ha dicho, por su parte, que la valoración del «paso adelante» es «positiva». «Gracias al acuerdo del gobierno local, el Bravium podrá volver a casa. De momento, no nos han explicado las condiciones del convenio, es ambicioso y complejo, pero se trata de un proyecto de ciudad que asegurará la cultura en Reus y sobre todo nuestra presencia», ha manifestado Figuerola. El Bravium desconoce cuál será la forma de organizarse en el futuro para ofrecer una programación estable. «Si algo es cierto, es que desde que desalojamos el edificio hacia el temporal, nuestro teatro no ha dejado de trabajar y estamos muy agradecidos a la ayuda del Orfeó Reusenc y a la familia Macaya Cantenys, que nos dejó sus instalaciones para poner nuestro material, un lugar en el que reunirnos y una sala de juntas».

«Las conversaciones vendrán después con Cultura, que será el ente que gestionará este tercer teatro público. Entendemos que entre los dos, elaboraremos una programación estable y de calidad, tanto con profesionales como intrérpretes amateur», ha asegurado Figuerola.

Los integrantes del Bravium Teatre han dicho, también, que la información durante todo el proceso ha sido escasa, «los 15 últimos días han sido en los que más información hemos obtenido».

Junto con el Bravium, había dos entidades más que compartían sede en su día en el edificio del Centre Catòlic y que también se marcharon ‘al exilio’, la Colla de Reus Jove y la Associació de Mags i Il·lusionistes de Reus, quienes «segiurán con nosotros vayamos donde vayamos, porque forman parte de nosotros». «A día de hoy, la Cobla hace sus ensayos en el Orfeó Reusenc y cuando éste está ocupado, los realizan en la nave ‘Sala Waterloo’, donde estamos ahora», ha finalizado el presidente del Bravium Teatre.

Comentarios
Multimedia Diari