Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

El gobierno de Reus aprueba un plan de reequilibrio para el CMQ con una oposición crítica

La CUP vota en contra y el PSC, Cs y el concejal no adscrito se abstienen. Los grupos piden que se les informe mensualmente de su despliegue y que se blinde a todos los trabajadores

| Actualizado a 20 mayo 2022 18:49
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Temas:

El gobierno ha aprobado este viernes 20 de mayo, en el pleno municipal, un plan de reequilibrio para el CMQ con el voto en contra de la CUP y la abstención del PSC, Cs y el concejal no adscrito Raúl Meléndez. El documento de ajuste, que quiere paliar el déficit del CMQ de 2,9 millones de euros, ha despertado cierta contrariedad en la oposición.

Esta ha pedido al presidente de la sociedad, Òscar Subirats, medidas «más concretas», que se les informe mensualmente de su despliegue y, sobre todo, que se blinde a los trabajadores, que «son 190 y que atienden a 55.139 usuarios, de los cuales un 54% son de Reus», ha cifrado el concejal de ERC. Antes del pleno se ha constituido, además, la junta general ordinaria del CMQ, para aprobar las cuentas anuales, el informe de gestión y la propuesta de aplicación del resultado del ejercicio de 2021, puntos que han prosperado gracias al apoyo del equipo de Pellicer, pero que han obtenido los votos contrarios del PSC y la CUP y la abstención de Cs y Meléndez.

Amparándose en la disposición novena de la ley reguladora de las Bases de Régimen Local, «una vez aprobadas las cuentas en un plazo de dos meses –en caso de que hayan salido negativas– se tiene que presentar un plan de reequilibrio, con el objetivo de que la sociedad pueda volver a reequilibrarse en el ejercicio del año siguiente, es decir, 2023».

Es por eso, ha dicho, que han trabajado en la elaboración del plan: «Teníamos la previsión de que cerraríamos el año en desequilibrio y consideramos oportuno no agotar el plazo y trabajar de forma consciente, transparente y comprometida». Ha resumido que hubo dos procesos internos que se elaboraron a la vez para llegar a la confección del plan, uno de los cuales es un estudio hecho por la consultora Antares, que ha permitido «observar un plan de compatibilidad, tener una mirada externa y trasladar las cargas de trabajo de análisis de datos a una empresa con un amplio conocimiento sanitario». Las medidas, ha indicado, «no contemplan el despido del personal indefinido y revisaremos las opciones de contratación mercantil y nos reorganizaremos; ponemos el foco en el aumento de actividad, no en descapitalizar el talento de la organización». Dichas medidas, también, pretenden «reducir gastos e incrementar algunos ingresos» sin «poner en riesgo la viabilidad del CMQ y evitar que peligren la retención de talento interno de los profesionales, el posicionamiento ponderante del equipamiento y la calidad del servicio». Ha descrito que el plan es «dinámico» y que estará «sujeto a reajustes».

Para contextalizar, el edil ha expuesto que la situación económica y financiera del CMQ estaba «afectada» por diferentes casuísticas: «El cambio en la demanda asistencial por la pandemia, que provocó una disminución de la actividad; la incorporación de los servicios administrativos como resultado de la reorganización del Grup Salut; la necesidad de reorganizar y readaptar la estructura empresarial a las nuevas tendencias del sector; tener dos edificios; y la falta de inversiones que afectan a la infraestructura del propio centro».

Los objetivos para este año y el que viene, ha completado, son «identificar el potencial de mejora, generar ingresos, hacer un listado de iniciativas para incrementar el potencial de desarrollo y definir un plan de costes y productividad, entre otros puntos». Desde el 2017, ha destacado, la plantilla «se incrementó en 27 Equivalentes a Tiempo Completo y el personal asistencial está ajustado a los recursos, pero no al nivel de actividad existente». El plan de reequilibrio prioriza, por otra parte, «captar a nuevos clientes, creando nuevas carteras de servicios e invirtiendo en la incorporación de maquinaria tecnológica».

El debate

Una vez abierto el debate, Meléndez ha valorado el primero y ha hecho saber que cambiaba su sentido de voto: ese «reequilibrio parece abrir la puerta a posibles despidos de personal no indefinido, las propuestas no son del todo concretas, por lo tanto optaré por la abstención».

Débora García (Cs) ha incidido en que «no hemos tenido acceso a ese informe de Antares, preferimos verlo y desengañarnos con nuestros propios ojos; tener la documentación que pedimos también formaría parte de esa implicación que nos piden para tirar adelante el plan». La cupaire Marta Llorens ha descrito como «tranquilo» el tono en que se ha expresado Subirats: «No es el mismo que vimos en la comisión informativa cuando expusimos que había poca voluntad de honestidad respecto a la crisis del CMQ».

Acto seguido, ha subrayado que «no todo es culpa de la Covid, sino de la incompetencia de la gestión, en el mandato anterior ya sabíamos que esto pasaría». «Reconozca que el futuro inmediato del CMQ es inquietante. No apoyaremos un plan en que no se avale la estabilidad total de los trabajadores», ha acotado. Ha recordado el gasto de los «80.000 euros de la nueva gerencia» y aclarado que critica «la figura de gerencia como cargo y no de forma personal». Ha declarado, además, que, «tal vez, en lugar de un plan de reequilibrio, se tenga que renegociar con el CatSalut».

Hèctor Fort (PSC) ha pedido, por su parte, que se «salvaguarden todos los lugares de trabajo de los empleados» y que se «informe mensualmente, tanto a los grupos municipales como a los miembros del consejo de administración del CMQ, de la evolución de este plan, para colaborar y ayudar en la medida de lo posible», ha manifestado.

Subirats, en su turno de palabra, ha reconocido que la temporalidad laboral es un problema, pero «lo estamos corrigiendo, los grupos deberían implicarse, también». «Las capacidades de endeudamiento son las que son, con dos edificios, las medidas paliativas se aplicarán a ambos», ha señalado.

Mención para el Ball de Cercolets

El pleno del Ayuntamiento ha aprobado, por otro lado, una Menció Honorífica Municipal para el Ball de Cercolets de Reus. El galardón se concede en reconocimiento a su participación y la tarea llevada a cabo en el mundo cultural y asociativo de la ciudad, dedicado a la investigación y difusión del patrimonio etnológico, la historia local y la dinamización cultural; también por su importancia como elemento festivo participante en los pasacalles y séquitos de la Festa Major, y de forma especial por celebrar el 25 aniversario de su recuperación este año.

Otro punto enmarcado en los servicios de hacienda y de carácter general, relativo a los recursos humanos, ha sido favorable por unanimidad: se ha tratado de la aprobación de la modificación de plantilla de personal laboral y funcionario del Ayuntamiento. Un punto del apartado de servicios de territorio y urbanismo, relacionado con la aprobación provisional del Pla Parcial Urbanístic del Sector C6 Camí Roquís, promovido por Industrias Perciber, S.A. y otros propietarios de terrenos del sector, ha prosperado con los votos en contra de la CUP y la abstención de Cs.

Marina Berasategui (ERC) ha recordado que las alegaciones presentadas por la Comunitat de Regants del Pantà de Riudecanyes, el GEPEC-EdC, afectados directos del planeamiento y la CUP «podrán volver a presentarse más adelante, porque corresponden a otra fase del plan».

La concejala Mónica Pàmies (CUP) ha justificado la abstención de su grupo porque «no entendemos cómo seguimos perdiendo suelo agrícola cuando ya hay mucho industrial infrautilizado en los polígonos, podrían iniciarse traslados; y está la cuestión del ruido, cerca hay residencias, ¿se ha hecho un estudio del impacto del ruido allí?», se ha preguntado.

Comentarios
Multimedia Diari