La AV Juroca de Reus denuncia la «ocupación» del local del BBVA por parte del Sindicat d’Habitatge

El sábado, integrantes del Sindicat aseguraban que llevaban tiempo allí y que aquella es su «sede»

| Actualizado a 28 febrero 2022 06:14
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La actividad del Sindicat d’Habitatge en el número 115 de la avenida de Salou, una antigua sucursal del banco BBVA, ha generado las primeras reacciones en el barrio. La Associació de Veïns del barri Juroca, con Manuel Villalba al frente, denuncia que el colectivo «ha ocupado ese local» y expresa la «oposición frontal a esta ocupación ilegal, lo mismo que a cualquiera».

Si bien este sábado integrantes el Sindicat aseguraban que llevaban ya «semanas» desarrollando su día a día en ese espacio y que se trata de su «sede», Villalba indica al Diari que «mienten» y que «no se les había visto nunca por allí y la primera vez que entraron en la sucursal fue justo el sábado». El relato del presidente de la asociación vecinal coincide con el de los Mossos d‘Esquadra, que el sábado acudieron a desalojar el espacio, aunque finalmente no lo vaciaron. Fuentes de la policía catalana detallaron que ese mismo día «unas quince personas entraron al local y desmantelaron el sistema de seguridad» y que el aviso se registró «a través de la alarma».

Villalba lamenta que, minutos antes de que se produjesen los hechos, «yo mismo me acerqué a hablar con ellos, como presidente de la asociación que soy, y les pregunté si ellos defendían las ocupaciones o llevaban a cabo alguna, y lo negaron. Me engañaron y lo que dicen de que hacía semanas que estaban allí tampoco es así». «Llevaban colchones y sillas, estaban preparando la ocupación», añade.

El colectivo solía reunirse en una parroquia pero ahora «nadie nos da alternativa», decían el sábado desde el Sindicat d’Habitatge. Villalba entiende que «si necesitan un lugar, deberían seguir los cauces que existen para todos, alquilarlo, comprarlo o que alguien se lo ceda voluntariamente, pero ocuparlo no es manera». El presidente se pone a disposición de los vecinos del barrio para abordar este asunto.

Comentarios
Multimedia Diari