Los 33 huertos urbanos de Reus se adjudicarán este viernes

La convocatoria está abierta a toda la ciudadanía y el concejal Òscar Subirats dice que «nos ayudará a conocer la demanda existente, por si hay que estudiar la ampliación de parcelas»

| Actualizado a 12 enero 2022 15:51
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La convocatoria para adjudicar los huertos urbanos de los barrios Gaudí y Sol i Vista finaliza el viernes. Las 33 parcelas de titularidad municipal –ubicadas en la calle Magda Folch y en el Raval de Sol i Vista–, están disponibles para toda la ciudadanía al expirar las licencias para el uso privativo de ambos dominios públicos.

«Aunque desconocemos la cifra de las personas que hay inscritas de momento, se ofrece a la totalidad de la población la oportunidad de cultivar su propia parcela de tierra. Únicamente se tienen que cumplir ciertos requisitos que ayudarán a ganar más o menos puntos para poder optar al uso de una de estos espacios: ya sean los 10 del barrio Gaudí o los 23 de Sol i Vista», repasa el concejal de Salut i Ciutadania del Ayuntamiento de Reus, Òscar Subirats.

Algo en lo que hace hincapié el edil es que todo el proceso de adjudicación les dará información valiosa. «Nos ayudará a conocer la demanda existente, el interés que hay en hacer uso de huertos urbanos» –apunta– y ubicarán la necesidad por zonas, en caso de que ésta se concentre en puntos concretos de la ciudad.

«Este proceso hará de termómetro de cuáles son los intereses de los y las reusenses. Nos encontramos en pleno concurso, las concesiones se terminaron e hicimos moratorias, algo que nos ha permitido coincidir con el ciclo de plantación del verano», continua. En caso de que se encontraran con una demanda indiscutible, Subirats declara que «habría que estudiar la ampliación de parcelas, ver cómo lo hacemos y en qué puntos; algo, sin duda, complejo», destaca. Y es que la zona que acoge un huerto de estas características cumple con varias condiciones, los cuales figuran en el reglamento de uso y tienen que ser municipales.

Cohesión y autoproducción

El proyecto, más allá de generar cohesión social y convertirse en un espacio de convivencia, también está «vinculado a la salud, permite a las personas usuarias mejorar sus hábitos de ingesta de alimentos y, en definitiva, disfrutar de los beneficios que ofrece el hecho de la autoproducción», completa. De hecho, el pasado junio de 2021, en una entrevista realizada a un usuario de huerto urbano en el barrio Gaudí, Antonio, destacaba la labor que realizaba allí como un entretenimiento, una experiencia que le permitía traer comida saludable a casa y que le ofrecía la opción de hacer actividades al aire libre. Subirats, por su parte, vincula esta iniciativa con la salud emocional, también, ya que «el proceso que se sigue al ver crecer una planta y ver que los esfuerzos», nunca mejor dicho, dan sus frutos contribuye al «bienestar propio». A estos valores se le añade «el hecho de responsabilizarse de una parcela e irla cuidando de forma constante».

Las licencias de uso privativo de cada uno de los huertos se otorgarán por un período de tres años, prorrogable por dos anualidades más. El reglamento estipula, además, que el cultivo agrícola de las parcelas se destinará, íntegramente, al autoconsumo. Excepcionalmente, se podrán ceder productos del huerto a entidades sin ánimo de lucro por fines sociales o benéficos.

Los criterios de selección tienen en cuenta la proximidad de los solicitantes a los huertos, es decir, quien sea vecino del barrio obtendrá una puntuación mayor; gozarán de mayor puntuación aquellas personas solicitantes con menos ingresos; y la edad será otro factor a tener en cuenta, ya que los mayores de 60 años tendrán más puntos a la hora de resolver la convocatoria.

Los barrios acogedores

En artículos anteriores relacionados con los huertos urbanos, los barrios acogedores de los mismos han defendido repetidas veces que se tenga en cuenta cómo surgieron éstos al impulsarse un concurso que diera cabida a solicitantes de fuera del barrio a acceder al uso de estas parcelas.

Preguntado sobre la prioridad que piden ambos barrios acogedores de huertos urbanos, el concejal Subirats responde que «el malentendido del principio se solucionó al comunicarles, a ambas asociaciones, que la concesión administrativa era finita y que, por tanto, una parcela adquirida no podía pasar de padres a hijos, ya que un espacio público se estaba usando de forma privativa».

Sin perder de vista los orígenes

«Sabemos de gente del barrio que lo ha solicitado. Las personas que lo piden en el barrio lo hacen por primera vez y la proximidad las ayuda a aumentar la puntuación para lograrlo. En las diferentes reuniones que tenemos con la concejalía que se ocupa del proyecto, incidimos en los orígenes del mismo, que en nuestro caso está en el Pla Comunitari», expresa la presidenta de la Associació de Veïns del Barri Gaudí, Mª del Mar Escoda.

Añade que, desde la asociación, han ido difundiendo los detalles del concurso para que la vecindad conozca el proyecto y se anime a participar. Escoda insiste en que es importante mirar atrás, a los orígenes de la iniciativa, «no se puede obviar que los huertos los conseguimos después de muchos años reivindicándolos», completa. Al salir a concurso las parcelas, la presidenta de la entidad vecinal del barrio Sol i Vista, Anabel Castaño, también secundó una reflexión parecida, publicada en el Diari a finales del mes pasado: «Los huertos vinieron con el Pla de Barris y planteábamos que se diese prioridad a los vecinos de aquí».

A modo de recordatorio y según publicó este medio el pasado junio, la concejalía de Salut i Ciutadania también aboga por la creación de sinergías y se habló de la colaboración con la Escola d’Horticultura i Jardineria de Reus para valerse del conocimiento de personal profesional para mejorar las estructuras que envuelven los huertos urbanos, es decir, cierres perimetrales o la distribución de parcelas.

En esa misma pieza informativa, el concejal situaba en 2022 la activación de un plan de dinamización social en el que se abordara la prevención de la salud, hábitos saludables y la cohesión.

Comentarios
Multimedia Diari