Piden contenedores y lavabos para el parque para familias de Reus

Las barbacoas y las mesas atraen a multitud de grupos encantados de tener este espacio al aire libre, aunque quieren más servicios

| Actualizado a 23 enero 2022 09:18
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

El nuevo parque para familias, cuya primera fase de construcción acabó en septiembre y permitió abrir el espacio al público, atrae a multitud de grupos que aprovechan las barbacoas y la pista de patinaje para pasar una jornada diferente y al aire libre. Ayer al mediodía, la mayoría de las mesas del parque se veían ocupadas y con el mantel puesto. Los usuarios están encantados con el lugar, que consideran «maravilloso» y «una oportunidad para estar en familia, más ahora que no conviene juntarse en sitios cerrados». Pero también le ven inconvenientes: pese a la limpieza general, en un desnivel tras la zona de pícnic se acumula basura, desde pañales hasta envases de alimentos y bebida, mascarillas y heces de animales.

«Hace muy poco nos percatamos de que han puesto papeleras, que antes no estaban, pero son pequeñas y se llenan muy rápido», explicaba ayer una de las personas que cocinaba en las parrillas del parque, que se encuentra en el polígono AgroReus, y apuntaba que «haría falta tener cubos más amplios, o contenedores, porque aquí se generan desperdicios y no todo el mundo se los lleva a casa para tirarlos». «A veces, al llegar, nos hemos encontrado bolsas de basura de otros», añadía, aunque precisaba que «la gente intenta ser cuidadosa, armar sus propios cubos y que no quede nada aquí cuando se vaya». Su compañero, otro de los usuarios, indicaba también ayer que «una de las cosas que nos ha llamado la atención es que no haya aquí nada de agua; una pequeña fuente nos vendría muy bien para muchas cosas» y celebraba que «el parque está muy bien porque aquí los pequeños tienen metros para jugar, los mayores pueden relacionarse y todo el mundo tiene algo que le gusta».

Si se trata de pasar el día, «estaría bien que hubiera lavabos, y también alguna mesa más», valoraba un tercer usuario, que ya vaticinaba ayer que «el parque es estupendo y en verano estará lleno». La primera parte de la obra, fruto de los Pressupostos Participatius 2018, costó unos 150.000 euros y abrió con dos años de retraso.

Comentarios
Multimedia Diari