Reus acusa la falta de agentes de la Guàrdia Urbana

El cuerpo opera con 154 policías para una ciudad de más de 106.000 habitantes, todavía lejos de los al menos 170 que el gobierno prometió. Los vecinos piden más vigilancia en la calle

| Actualizado a 27 enero 2022 12:51
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

El cuerpo de la Guàrdia Urbana presta servicio en Reus con 154 efectivos, a fecha de 2021, según la información del Ayuntamiento. Son, comparándolos con las cifras que hace públicas el Departament d’Interior de la Generalitat, los mismos que en 2016, hace seis años. En aquel momento, con datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la población de Reus se quedaba en 103.615 personas empadronadas, mientras que hoy los vecinos dados de alta son 106.084, casi 2.500 más para los mismos policías. Si entonces la ratio de agentes por cada millar de habitantes era de 1,49, actualmente se mantendría en 1,45, menor que en épocas anteriores.

Por ejemplo, en Tarragona, pese a que la ciudad es diferente, en 2020 había un total de 225 efectivos de la policía local y en Reus eran 148 –o 149 con las cuentas del Ayuntamiento–, y la ratio allí era de 1,65 mientras que aquí se fijaba en 1,39.

La campaña electoral de 2019 puso bajo el foco esta cuestión, y en su transcurso cuajaron propuestas que prometían elevar la plantilla por lo menos hasta los 170. El Pla d’Acció Municipal (PAM) 2019-2023 de Reus recogió ese propósito y aborda el déficit de policías, reflejado –con menos concreción– como el objetivo de «dimensionar los efectivos de la Guàrdia Urbana de acuerdo con las necesidades de la ciudad», que presenta una ejecución del 40%. Este incluye dos propuestas: por un lado, la de «incrementar progresivamente el cuerpo de la Guàrdia Urbana», ahora completada al 25% según muestra el seguimiento que permite hacer el PAM; y, por el otro, la de «potenciar la Unitat de Mediació», al 50% pero más alejada de la meta principal.

Fuentes municipales indican que en 2019 se convocaron 20 plazas de agente y una de inspector; en 2020 fueron ocho plazas de agente y dos de sargento; y en 2021 se abrieron tres plazas de agente, dos de caporal, una de sargento y una de subinspector. Además, durante 2022, según las mismas fuentes, la plantilla debe incorporar los tres nuevos agentes de la convocatoria de 2021 y se trabaja para poder dar cobertura a las vacantes producidas por jubilaciones, promociones a escalas superiores o por otras casuísticas.

El presidente de la Federació d’Associacions de Veïns de Reus (FAVR), Marcos Massó, explica que «Reus tiene más de 100.000 habitantes y por mucho que haya alrededor de 150 efectivos siempre hay bajas, turnos, fines de semana... No hay suficiente Guàrdia Urbana para controlar o vigilar como nos gustaría a nosotros, pese a que los agentes hacen una labor muy buena y ponen todo de su parte». «Quisiéramos que abrieran las comisarías de proximidad», cerradas desde finales de diciembre coincidiendo con la sexta ola de la Covid, añade, y dice que «se necesitan como mínimo entre 15 y 20 personas más que pudieran estar en las calles para ayudar a las que ya hay, aunque han entrado algunas».

El déficit «es preocupante porque los vecinos piden más efectivos» y «no es por pedir sino porque a lo mejor hay temas de inseguridad por las ocupaciones de pisos o porque uno quiere poder ir totalmente tranquilo por la ciudad», especifica Massó. El presidente de la FAVR explica que también inquieta «la droga, y no solo la droga sino todo lo que trae alrededor: los que venden, los que compran y los que tienen que hacer cosas para poder comprar», aunque «tenemos la ventaja de que la Urbana sabe exactamente dónde se produce esto y lo vigila». Una cosa tan reclamada como las patrullas a pie «se podría solucionar con más personal y sería muy apreciado por todos».

El Pla de Seguretat, ya en marcha

La concejala de Seguerat Ciutadana, Dolors Vázquez, expresa que «tenemos una policía profesional, moderna y bien preparada, como lo avalan los resultados policiales y los datos positivos de seguridad». «Reus es una ciudad segura y seguimos trabajando para la excelencia», valora, y comenta que «por eso avanzamos en la voluntad de incrementar la plantilla de la Guàrdia Urbana, aunque la limitación que prevé la Ley de Presupuestos Generales del Estado y la tasa de reposición nos hace crecer más lentamente de lo que nosotros quisiéramos».

Durante la última reunión de la Junta Local de Seguretat, que tuvo lugar el pasado mes de octubre de 2021, se puso en marcha la elaboración del nuevo Pla Local de Seguretat de Reus, concebido como «una herramienta que definirá el programa de seguridad pública que integre de manera global todos los cuerpos, servicios, administraciones y autoridades con competencias en materia de seguridad del municipio». A la vez, el futuro Pla «fomentará la participación de la ciudadanía en los procesos de información y de decisión para mejorar la seguridad pública de la ciudad».

Entre otras metas, el Pla Local de Seguretat se marca la de adecuar el servicio a las demandas de la gente, ganar eficacia en la acción pública de seguridad y eficiencia en la organización y la prestación de servicios, aplicar la trasparencia en la comunicación con la población y analizar y planificar las actuaciones. El Pla dará cumplimiento a la ley de ordenación del sistema de seguridad pública de Catalunya. La concejala Vázquez concreta que «las administraciones públicas y fuerzas y cuerpos de seguridad debemos ser capaces de hacer un ejercicio de planificación en la búsqueda de los objetivos, decisiones y acciones dirigidas a proteger a la ciudadanía». La responsable de Seguretat Ciutadana concluye que «lo hacemos en nuestro día a día y lo haremos con el Pla».

Comentarios
Multimedia Diari