El gobierno de Reus sube los impuestos y aprueba en solitario un presupuesto de 136 millones

Caballero defiende, ante el rechazo de la oposición, que el aumento del 2% queda por debajo del IPC. El Ayuntamiento tendrá un Pla de Subvencions que deberá ordenar y fiscalizar ayudas

| Actualizado a 24 diciembre 2021 10:41
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La modificación de ordenanzas fiscales, la subida de impuestos de un 2% para 2022 propuesta por el gobierno de Reus, quedó definitivamente aprobada en el pleno de ayer. El ejecutivo municipal la sacó adelante en solitario y pese a las críticas de la oposición, que acusó al equipo de Carles Pellicer de mantener un «modelo agotado» que «no responde a las necesidades de la ciudadanía» y de «fracasar» en la exposición del expediente –al que solo un ciudadano a título individual y una asociación formularon alegaciones– «pese a tener una concejalía dedicada a la participación». La responsable de Hisenda, Mariluz Caballero (JxR), defendió que «este Ayuntamiento siempre ha estado a la altura de las circunstancias» y dijo que «plantear la actualización del 2% cuando el IPC está al 5,6 es asumir responsabilidades». El gobierno (JxR, ERC, Ara Reus) también aprobó, con el «no» de PSC, CUP, Cs y el no adscrito Raúl Meléndez, un presupuesto de 136 millones para el Ayuntamiento.

El pleno dio igualmente luz verde, pero por unanimidad, a un Pla de Mesures Antifrau que permitirá acceder a los Next Generation. Y, con el apoyo de todos salvo de Cs, prosperó el nuevo Pla Estratègic de Subvencions, una herramienta de la que se dotará el Ayuntamiento para ordenar y fiscalizar las ayudas. La CUP lo reivindicó como suyo y recordó al alcalde que ese plan «fue uno de los puntos por los cuales nos abstuvimos en los presupuestos en 2015». «Seis años después, cumple aquel acuerdo», apuntó la portavoz del grupo municipal, Marta Llorens, dirigiéndose a Pellicer.

En cuanto a las ordenanzas fiscales, Andreu Martín (PSC) reprochó a Caballero que siempre «recibimos la información pocos días antes, sin margen para propuestas» y criticó que «la participación política y ciudadana es limitada». «La gente manifiesta que paga mucho y recibe poco, y eso es algo que ustedes deberán explicar», añadió, y lamentó que «su modelo no responde a las necesidades de la ciudadanía». La concejala de Hacienda respondió que «me gustaría que no pareciese que el gobierno se salta los órganos que está obligado a seguir porque no es: la información se plantea en tiempo y forma correctísimos». Y «de la presión fiscal le digo lo de siempre: yo en octubre hablaba de un 2% en actualización del IPC y podríamos ahora estar hablando de un 5,6% pero el gobierno ha tenido empatía para asumir una parte que no repercutirá en los servicios».

Desde la CUP, Mònica Pàmies valoró que «el proceso de hacer públicas las ordenanzas ha sido un auténtico fracaso de participación; Reus tiene más de 100.000 habitantes y solo uno ha presentado enmiendas» y apuntó que «el hecho de que las ordenanzas sean de carácter rogado hace que los ciudadanos deban reclamar los descuentos y ustedes deberían hacer publicidad». Además, expresó que «el fondo de contingencia se ha reducido tanto que no se saca nada de él y no descarto que haya que enmendar los presupuestos en meses». Caballero contestó que «quizá es que a los ciudadanos les ha parecido bien la propuesta» y por eso no alegan. «La población conoce las bonificaciones», dijo, y apuntó que «el fondo de contingencia son ingresos que no estaban claros y este año sí; no es que se dediquen, por ejemplo, a reactivación».

Al frente de Cs, Débora García destacó que «hemos impugnado el presupuesto y las ordenanzas» porque «se había realizado una incorrecta aplicación del 2% porque se redondea al alza». «Expliquen a los ciudadanos por qué se aprovechan de ellos diciendo que suben el IPC pero les suben más», reclamó García. La concejala de Hacienda la avisó de que «por mucho que repita sobre ilegalidades, eso no le dará la razón». Y al concejal no adscrito Raúl Meléndez, que apuntó un cambio de criterio en la zona azul del Hospital para llegar al máximo de 12 horas diarias y avisó de que «estaré atento a esta práctica de cobro por estacionamiento de larga duración en la vía pública», Caballero le dijo que «las tarifas de Reus son competitivas».

Entre las alegaciones, más allá de la autoenmienda para compensar la pérdida de 1,4 millones por el cálculo de la plusvalía, se admitió una de Daniel Rubio para ampliar las bonificaciones del IBI y parcialmente una de Cs al presupuesto, y el resto se rechazaron. Aunque se suben un 2%, el Ayuntamiento ingresará 334.000 euros menos por impuestos directos y tasas en 2022.

Josep Nicolau, director del IMRC

En la sesión se aprobó el nombramiento de Josep Oriol Nicolau Tello como director del Institut Municipal Reus Cultura (IMRC), también entre críticas de la oposición por la organización de este tipo de cargos.

Comentarios
Multimedia Diari